Cestas de lectura juvenil.

Hola a todos. En el post de hoy voy a dar a conocer unas pequeñas cestas que hemos puesto en la biblioteca para varias colecciones grandes de libros o de autores en las lecturas de ocho a doce años de nuestros alumnos.

Con estas cestas, hemos logrado que estos libros sean más visibles. Los resultados están siendo positivos.

Algunas colecciones ya eran bien conocidas por nuestros pequeños lectores, como “Los Fieras Club de Fútbol”, “Los futbolísimos” o “Harry Potter”.

Otras, sin embargo no lo eran tanto, como:

  • “Los Cinco cracks”, saga dedicada a una pandilla de amigos deportistas.
  • ”Bandera Pirata”, saga dedicada a aventuras en el mar.
  • ”Manolito Gafotas”, genial saga de humor de la autora Elvira Lindo.
  • Sagas de Enyd Blyton, autora de “Los Cinco”, “Los Siete Secretos”, “Torres de Malory”, etc.
  • ”La asociación”, saga juvenil que vela por la existencia de seres anómalos como hombres lobo, vampiros, etc.
  • Novelas de Roald Dahl, uno de los mayores genios de la literatura infantil y juvenil, con títulos imprescindibles como “Charlie y la fábrica de chocolate “, “Matilda”, “Las brujas”, Charlie y el gran ascensor de cristal”, “James y el melocotón gigante”, “Danny, el campeón del mundo”, “El Gran Gigante Bonachón”, o varios libros de relatos muy interesantes.

Espero que os haya resultado interesante, éstos y muchos libros más os esperan en la biblioteca.

Un saludo. Alberto.

Sesión de 5º y 6º de proyecto de las profesiones.

Hola a todos.

Para trabajar el proyecto de las profesiones en los cursos de quinto y sexto hemos ideado una sesión de investigación sobre las profesiones favoritas que tiene cada alumno. Casi sin darse cuenta, vamos a trabajar expresión escrita y oral.

En primer lugar tienen que investigar las principales características de cada profesión, poniendo especial atención en los requisitos principales, como los estudios que tienen que completar, indumentaria propia de la profesión, etc.

Una vez realizada la investigación, los alumnos tienen que redactar un guión, el cual después se convertirá en un vídeo de un minuto en el que cada niño y niña expondrá a sus compañeros su futura profesión. En estos vídeos los alumnos podrán utilizar ropa o complementos para hacerlo más realista.

Como anécdota, mencionar las profesiones favoritas que más se repiten, como profesor, veterinaria, diseñadora de moda, policía, bombero, interiorista…

Saludos y nos vemos en la biblioteca. Alberto.

Expresión escrita de Navidad.

Hola a todos.

En estas semanas tan mágicas previas a la Navidad hemos hecho en cuarto y quinto de primaria unas sesiones de escritura creativa con la temática navideña.

Esta vez los alumnos han podido desarrollar sus historias con la única indicación de tener que incluir en sus textos las palabras Navidad, alegría, pobreza, solidaridad, bondad, familia y avaricia.

Como siempre conviene hacer, los alumnos recibieron las indicaciones de cómo hay que estructurar los textos y diálogos, habiendo obtenido unos grandes resultados en la mayoría de relatos.

Os voy a colgar unos cuantos relatos de quito de primaria para que podáis ver el nivel óptimo que estamos alcanzando. Espero que os gusten tanto como a mi. Los pongo tal cual, con sus pequeñas faltas de ortografía, pues esto ya se irá puliendo cada vez más.

La búsqueda de los regalos
Todo comenzó cuando unos niños se juntaron en el patio del recreo, se juntaron porque no se conocían mucho y querían conocerse. entre todos eran cinco, tres niños y dos niñas.
Los cinco se preguntaron como se llamaban, cuantos años tenían, etc… Lo típico de cuando conoces a gente nueva, también, se preguntaron si eran avariciosos, y dijeron que no. Las niñas se llamaban: Rebeca y Ana.
Los niños se llamaban: Lucas, Aitor y Adrián.
Cuando terminaron de charlar sonó el timbre del recreo, los niños se pusieron tristes porque no iban a estar juntos, pero de repente dice Ana:

-Oye chicos, creo que vamos a la misma clase. Después dijo Adrián:
-¡Es verdad, vamos a la misma clase!
Todos empezaron a saltar de la alegría, pero Rebeca dijo:
-¡Chicos que la profe se va!
Todos empezaron a correr hacia la profesora porque si no perdían la fila. Cuando llegaron a clases se sentaron todos juntos. Cuando todos se sentaron en su sitio, la profe dijo: -¡Hola chicos! Mi nombre es Lucía, seré vuestra profesora este curso. Como siempre se ha hecho, vamos a presentarnos todos, empezamos por esta fila y terminamos por la otra, empiezas tú.
Así hasta que todos acabaron de presentarse, cuando acabaron de presentarse la profe dijo:

-Bueno chicos, como ya nos hemos presentado, vamos a hacer una cosa chula, vamos a ver una peli de navidad, la película va sobre la solidaridad, estar atentos porque después os haré preguntas sobre la peli.
Cuando terminaron de ver la peli la profe les hizo las preguntas, todos las contestaron bien. Ya cuando termino la profe de preguntar era hora de la siguiente clase, entonces la profe se fue y esperaron a su otra profe a que venga.
Los cinco se juntaron y empezaron a hablar sobre la navidad. De repente, Lucas les para y dice:
-Oye chicos, vosotros que habéis pedido para Papá Noel? Rebeca dijo:

-Yo he pedido un patinete, un libro y unos
rotuladores. Ana dijo:

-Yo solo he pedido Chuchelandia porque es lo único que quiero. ¿Y tú Adrián?
Adrián dijo:
-Yo he pedido pavos para Fortnite, una pelota de fútbol y la camiseta de Lewandowski. ¿Y tú Aitor? Aitor dijo:

-Yo solo he pedido una Nintendo.
Ya cuando terminaron, vino la profe y se sentaron en sus sitios. Ya al fin del colegio se fueron a sus casas.
Cuando llegaron a sus casas, tenían en su habitación una carta que ponía: “Si queréis vuestros regalos de navidad, tendréis que seguir una serie de pistas que ya veréis más tarde.”
Ninguno sabía lo que estaba pasando, entonces nos llamamos para saber si nos había pasado lo mismo, Cuando nos llamamos, Ana dijo:
-¡Chicos, me he encontrado una carta en mi habitación que pone “Si queréis vuestros regalos de navidad, tendréis que seguir una serie de pistas que ya veréis más tarde.” ¿Os ha pasado lo mismo? Aitor respondió:
-¡Si, Ami también me ha pasado lo mismo, creo que a todos nos ha pasado!
Todos dijeron que les había pasado lo mismo, entonces Adrián dijo: -¡Chicos, necesitamos ver si tenemos alguna pista para saber dónde están, porque nos los han robado! Rebeca dijo:

-Si chicos, deberíamos buscar a ver si encontramos
alguna pista.
Todos empezaron a buscar pero no encontraron nada, no se rindieron y siguieron buscando. Estuvieron buscando alguna pista 1 hora, Aitor dijo:

-Chicos, yo no encuentro nada, me rindo. Lucas respondió:
-Yo también chicos, llevamos mucho rato buscando y no encontramos nada.
Pero de repente, Rebeca dijo:
-¡Chicos, chicos, he encontrado una pista!
Todos se emocionaron y le difieren a Rebeca que la abriera, cuando Rebeca la abrió, la leyó en voz alta Rebeca dijo:

-Chicos os voy a leer la pista, dice “Si has encontrado esto felicidades, esta es la primera pista. Haré una adivinanza, Es Marrón, Alto y ancho. Tiene madera pero no para cortar. Que es?”
Cuando los chicos la leyeron, Lucas dijo: -¡Se lo que es, es tu armario, busca en el! Rebeca respondió:
-¡Es verdad, voy a buscar en el!
Cuando Rebeca busco, encontró otro papel, era otra pista, pero de repente, Adrián dice:
-Oye chicos, ¿porque no lo dejamos para mañana? Es porque son las 8 de la tarde y me tengo que duchar, cenar y dormir.
Rebeca respondió:
-Es verdad, creo que deberíamos dejarlo para mañana.
Todos dijeron que vale y se despidieron.
Al día siguiente, Rebeca trajo las pistas y se las enseñó a su grupo, como no le dio tiempo a Rebeca leerla, la leyó cuando estaba con ellos, la carta decía:
“Has encontrado la segunda pista, está no es una adivinanza, para encontrar la tercera pista, tienes que ir con tus amigos a un sitio donde siempre quedáis a comer pipas.”
Cuando Rebeca terminó de leerla, se quedaron pensando todos de cual era el sitio donde comían pipas. Pero de repente la profe dijo: -¡Chicos, a clase!
Como la profe dijo que a clase terminaron de leerla y se quedaron pensando hasta el patio.
Cuando fueron al patio, se reunieron todos para ver si habían pensado el sitio. Rebeca dijo:
-Vale chicos, ¿Alguien sabe donde comemos pipas? Ana dijo:
-¡Yo se donde, en el parque los botis! Todos dijeron:
-¡Ahhhh, es verdad!
Después, sonó la alarma del recreo, como siempre, se fueron a la fila y después a clases. Cuando estaban en la última clase, ya casi para irse, Lucas dijo:
-Chicos, deberíamos quedar nada más salir del cole en el parque de los botis para encontrar la pista. Todos dijeron:
-Es verdad, deberíamos quedar. Rebeca respondió:
-Ok, pues nos vemos allí.
Cuando llegaron al parque de los botis, se juntaron y empezaron a buscar la pista.
Buscaron por todos lados, de repente dice Aitor: -¡Chicos, creo que he encontrado la pista!
Los chicos fueron donde estaba Aitor y vieron si era la pista, y si era. Aitor la lee:
-Pone “Esta es la tercera pista, solo os queda una más para saber donde están los regalos. Para esta pista, tenéis que ir al Mercadona e ir a la sección de los yogures.”
Los chicos nada más terminar de escuchar a Aitor se fueron a Mercadona a la sección de yogures, usando llegaron, empezaron a buscar como locos. Pero cuando llevaban 2 minutos les dijeron dos trabajadores de Mercadona que se tenían que ir.
Rebeca les dijo:
-Hola buenas, estamos buscando una pista que nos dejo alguien, porque perdimos nuestros regalos. Y nos dijo que una pista estaba en la sección de yogures, nos dejan 2 minutos y nos vamos?
Los trabajadores dijeron:
-Vale, os dejamos solo 2 minutos.
Los chicos les dijeron gracias, y entonces se fueron a buscar como locos. Lucas encontró la pista, entonces, se fueron fuera de Mercadona y se pusieron a leerla, Lucas leyó la pista y ponía: -“ Felicidades, habéis llegado a la última pista, si queréis vuestros regalos, tendréis que ir a la calle Fernando IV, os espero mañana a las 5PM.”
Los chicos se despidieron y se fueron a sus casas.
Al día siguiente, todos se juntaron en el colegio y buscaron la calle que les dijo la pista.
La buscaron y parecía que estaba cerca del colegio, estaba a 682 metros del colegio. Cuando termino el colegio, se fueron a la calle que les dijo la pista, y cuando llegaron, se encontraron con una casa gigante, llamaron al timbre y no se podían creer quien les abrió…
¡Les abrió su profesora! Todos estaban boquiabiertos, no se lo podían creer. La profesora les dijo:
-¡Pasar chicos!
Todos pasaron, y cuando entraron, vieron a toda su clase en la casa, no se lo podían creer, Ana pregunto:
-¿Que es esto, porque están todos aquí? La profesora respondió:
-Queríamos ver cómo trabajabais entre todos, y hemos visto que habéis trabajado genial, entonces, hemos preparado una fiesta para celebrar que habéis completado todo. Los chicos se pusieron felices y le dieron un abrazo a la profesora y a sus compañeros.
Los chicos vieron sus regalos, ¡eran muchos! Pero Rebeca dijo:
-Oye profe, ¿como habéis cogido nuestros regalos? La profe respondió:
-Contacte con vuestras familias y les conté lo que íbamos a hacer, se pusieron de acuerdo y lo prepararon con nosotros. Chicos, ¿Porque no abrís vuestros regalos?
Rebeca respondió:
-Yo creo que no voy a abrir los míos, creo que hay gente que los necesita más que yo. Porque hay mucha pobreza, entonces creo que donaré mis regalos, quiero que haya felicidad.
La profe respondió:
-Rebeca, que sepas que eres muy bondadosa, eres muy buena niña.
Todos sonrieron y siguieron con la fiesta.
FIN.

HISTORIA NAVIDEÑA.

Había una vez un día en una fría Navidad en donde un niño llamado Mario estaba jugando en la calle.

-Te daré. Dijo Mario con una bola de nieve en la mano.

-Nunca. Dijo su hermana escondida detrás de una montaña de nieve.
Dos horas después…

-Que cansado estoy. Dijo Mario sentándose en el suelo.

-Mamá porque vivimos en la pobreza. Dijo Mario.

-La vida nos trajo así. Dijo su madre.

-Por eso te tendrás que esforzar más de mayor. Dijo su madre. – Venga sonríe que quiero ver tu cara de alegría. Dijo su madre
Al día siguiente, Mario estaba saliendo de su casa pero no iba a salir a jugar como siempre sino que iba al castillo del rey y el príncipe.
-Me voy a colar. Dijo Mario.
Mario, se puso a escalar el castillo, pero de repente, se rompió el techo y se callo dentro de una habitación súper amplia con una cama gigante y un armario enorme. Dentro había un chico muy parecido a Mario durmiendo, pero del golpe en el suelo al caer del techo se despertó el chico.

-Por favor no se lo digas ni al príncipe ni al rey. Dijo Mario

-Si me pillan me podrían…
Justo en ese momento cuando iba a terminar la frase se fijó en que el chico tenía una corona en su cabeza que ponía en la corona “Príncipe” entonces preguntó Mario.
-Espera ¿Tu eres el príncipe? Dijo Mario.
-Si. Respondió el chico.
-Perdón mi majestad. Dijo Mario.
-No pasa nada ya estoy arto de ser príncipe y por cierto me llamo Alberto. Dijo el príncipe.
-Como que estas arto de ser príncipe si es lo mejor ser príncipe, no haces nada, eres rico todo lo que te apetezca sin embargo, yo soy pobre. Dijo Mario -Tengo una idea. Dijo Alberto.
-Y si nos cambiamos durante un día, como nos parecemos tanto.
-Buena idea. Dijo Mario
Se cambiaron la ropa y salieron de la habitación del príncipe. -Adiós. Dijo Mario. -Adiós. Dijo Alberto.
Una hora después Mario salió de la habitación porque lo estaban llamando
-¿Quien eres? Dijo Mario
-Tu entrenador de tiro con arco. Dijo el entrenador. -Es verdad. Dijo Mario.
Y así se paso todo el día haciendo cosas de príncipe y en la noche los dos se juntaron en la habitación.
-Las cosas de príncipe son muy agotadoras. Dijo Mario. -Lo mismo digo. Dijo Alberto.
Se cambiaron la ropa y así se fueron a sus casas y aprendieron que las
cosas de príncipes y las cosas de pobres son difíciles las dos.
FIN

La mejor Navidad de mi vida.
Un día en Villa Felicidad, un niño muy avaricioso estaba en su casa con su familia, todos vivían muy felices. Cuando quedaban dos días para Navidad, un señor que no le gustaba nada pero que nada la Navidad estaba molestando a todos los niños a los que les gustaba la Navidad.
Ya quedaba menos de un día para la Navidad. Todos los niños estaban ya en sus camas dormidos, menos uno que se llamaba Jack. Justo cuando iba a venir Papá Noel a su casa, el niño se levantó y le tendió una trampa a Papá Noel y calló en su trampa. Jack, cuando ya tenía a Papá Noel atrapado, le dijo a Papá Noel.
-!Dame todo lo que te diga!- dijo Jack
-Este niño es muy avaricioso, ni hablar, te daré carbón – dijo Papá Noel susurrando
-Pues no te soltaré- dijo Jack.
-Hagamos un trato- dijo Papá Noel – te dejo montarte un rato en mi trineo si me sueltas.
Y repartir los regalos también- dijo Jack con voz de querer hacerlo. Vaaaale-dijo Papa Noel
Jack se sentó en un taburete de su habitación mirando a la ventana a ver si Papá Noel terminaba de preparar su trineo.
2 minutos después…
Jack, he terminado de preparar el trineo.
-Voy- dijo Jack

-¿Estamos subiendo?-dijo Jack

-Si- dijo Papá Noel
Estubieron toda la noche repartiendo regalos hasta que solo quedaba una casa y dos regalos.
-La última- dijo Jack
-Si – dijo Papa Noel
Entraron a la casa, pusieron los regalos con mucho cariño y salieron pensando en que se lo han pasado muy bien.
Cuando terminaron de repartir los regalos dieron una vuelta en el trineo y Papá Noel dijo – que bien me lo he pasado contigo, Jack
Yo también me lo ha pasado muy bien contigo- dijo Jack
Al final me has caído muy bien-dijo Papá Noel Dieron una laaaarga vuelta en el trineo y cuando se estaba haciendo de día Papá Noel le dijo a Jack
Jack me tengo que ir que si no todos los niños me verán
Cuando Papá Noel se fue Jack pensó en todo lo que había hecho y no volvió a ser avaricioso, vivió la vida feliz y fue solidario.
FIN ¡¡¡FELIZ NAVIDAD!!!

La historia de la triste Navidad.

Una vez hubo una familia que era muy pobre tuvieron un hijo y una hija. Cuando los niños crecieron se compraron una casa nueva. El nombre del niño, Tomas y el de la niña, Raquel.
Cada uno se fue a una casa, Raquel era muy bondadosa en cambio, Tomas era un niño muy avaricioso.
El abuelo de la familia tenía cáncer y los únicos que lo visitaban eran los padres y Raquel. Cada vez que pasaba el tiempo se hacían más mayores, Raquel tuvo que coger un trabajo y al final sus padres murieron y tuvo que trabajar aún más y así tener más dinero para poder pagar la comida y los impuestos.
Raquel iba siempre al hospital y visitaba a todas las personas que decían:
-Que chica tan buena ya que se acerca Navidad llevara toda la alegría al hospital y a todos los enfermos-
Sin embargo su hermano iba por el otro lado todo lo que tenía lo tenía para el y no para los demás. Siempre que se veían su hermano presumía un montón, siempre decía:
-Ha, parece que sigues el camino de papá y mamá nunca llegaras a ser como yo-
Raquel pensaba que dentro de su corazón todavía había un poco de amor pero cada vez había menos lo único que quería en este mundo era que su hermano volviera a ser el de antes
Ella provenía de una familia de pobreza pero su hermano ya se estaba haciendo rico.
Todo el mundo decía que Raquel era muy solidaria, siempre ayudaba a los demás y siempre le daba dinero a todas las personas que pedían, y siempre que le pedían algo se lo traía. Daba todo a todos daba igual como eran las personas, si eran altas o bajas o si tenían el pelo liso o el pelo rizado le daba exactamente igual, siempre que se veía con alguien en la calle le saludaba daba igual que si no le conocía.
Cuando llego Navidad se enteró que su hermano había tenido que ir al hospital y Raquel fue a verle, cuando llegó al hospital el médico le dijo que a Tomas le habían atropellado y Raquel fue corriendo a la sala donde se hallaba su hermano.
-Hola-dijo Raquel pero Tomas estaba dormido. Cuando llego el médico dijo:
-Su hermano está en coma.-
-No puede ser-dijo Raquel.
Esos días se convirtieron para Raquel en algo que no podía superar y ahora todos los días de Nochebuena y Navidad se la pasa llorando preguntándose qué hubiese pasado si su hermano no hubiese muerto.
Fin.

Niña Noel.
Esta es la historia de una pobre niña huérfana que no tenia nada para vivir ni comer, se llamaba Marta. Sus padres fueron muy avariciosos al no haberle dejado nada de la herencia, aunque eran ricos.
En Nueva York aparte de Marta había mucha pobreza, por esta razón había poca alegría entre sus habitantes.
Por suerte para Marta y el resto de personas pobres, llegaba la Navidad y se hacían varias campañas solidarias entre organizaciones. Allí les daban un hogar, comida, también jugaban con ellos y les entretenían. Marta hacia muchos amigos de su edad cuando pasaban toda la Navidad con ellos, pero este año todo cambió.
-Hola ciudadanos de Nueva York, este año no habrá ninguna campaña solidaria. Dijo el alcalde de Nueva York en una congregación con sus ciudadanos.
En ese mismo instante empezaron ha haber diferentes abucheos al alcalde, pero fue a más empezó ha haber manifestaciones, delitos y asesinatos a gente que trabajaba en el ayuntamiento. ¡La policía estaba desbordada!, no llegaban a todas las llamadas.
Pero los más afectados, por desgracia eran los pobres porque no tenían ningún techo, así que si les pillaba el asesinato ahí a su lado tenían que verlo, y aunque entre los malhechores y los vecinos no quedaba vergüenza ni bondad, entre los pobres si la quedaba.
-Marta ¿quieres algo de esta chocolatina?. La decía uno de sus amigos de la campaña solidaria de otro año.
Marta, respondía bondadosa:
-No gracias, tengo una en el bolsillo de mi chaqueta.
Eran las 15:37 de la tarde, justo el día antes de Navidad, y todos los vecinos de Marta estaban ilusionados porque aunque este año no estuviesen en la campaña solidaria y tuviesen menos recursos, todos los años celebraban una cena todos juntos.
Esa noche todo fue muy raro, y más porque al día siguiente no había ningún otro vecino de Marta a su alrededor. Se puso ha buscarles por muchos sitios incluso se metió en callejones que no sabía ni que existían.
-¿Donde estarán mis vecinos?, los he buscado por todos sitios. Dijo Marta preocupada por ellos.
-¡Este año es el peor!, desaparecen mis vecinos, no hay campañas solidarias en fin, una Navidad catastrófica.
Marta gritó tan alto, que la escuchó un elfo de Papa Noel que la estaba observando desde el cielo:
-Hola, si que es verdad que esta Navidad no es de las mejores. La dijo el elfo. -¿Quien hay ahí?. Dijo Marta asustada.
-Tranquila solo soy un elfo de la Navidad que ayuda a Papá Noel a repartir los regalos y se que tú te mereces uno. Dijo el elfo sonriente.
-Gracias pero… no creo en Papá Noel y por tanto tampoco en sus elfos, lo siento si te sientes ofendido. Dijo Marta no muy segura de lo que decía y de cómo podía afectar al elfo.
-No, no me ofende y menos porque voy ha hacer que creas en nosotros y Papá Noel. Dijo el elfo. -Vale…. Dijo Marta poco convencida.

-Pues en marcha. Dijo el elfo muy contento.
Empezaron a andar y andar sin parar:
-No soy muy lista pero hemos pasado por aquí como cuatro veces o así. Dijo Marta.
-¿A si?. Dijo el elfo.
-Si ¿a donde vamos?. Pregunto Marta.
-Vamos al trineo de Papá Noel, ¿lo has visto? es rojo y dorado. Respondió el elfo.
-Está ahí, para ser un elfo eres un poco despistado. Dijo Marta.
-Tengo muchas cosas en mi cabeza como que los renos se han escapado, que esta es la última Navidad…uy eso último no debería a verlo dicho. Dijo el elfo arrepentido.
A Marta no la salía ninguna palabra:
-A ver, tranquilízate. Dijo el elfo.
-A ver como quieres que me tranquilice. Dijo Marta con voz chulesca.
-Seguramente no es como te lo imaginas, lo que pasa es que Papa Noel tiene 129 años y está apuntó de dejar su trabajo por la edad. La explicó el elfo.
-Y quien va a sustituir a Papá Noel. Dijo Marta preocupada.
-Ahí es donde entras tú, vas a conocer a Papá Noel y si te gusta puedes hacer su trabajo cuando se retire. Dijo el elfo.
-Pretendes que yo sea un mito. Dijo Marta enfurecida.
-¡Un mito!,¡Papa Noel no es un mito!. Dijo el elfo enfadado.
-Bueno vale. Dijo Marta cediendo.
El elfo la hizo una seña para que se montara en el trineo que llevaban tanto tiempo buscando y así fue como llegaron a la casa de Papá Noel que vivía en el polo norte.
Cuando llegaron a la casa de Papá Noel a Marta se abrieron los ojos como platos: -¡Es Papá Noel!. Dijo Marta muy sorprendida.
-¿Y ahora me crees?. Dijo el elfo chuleando se.
-Si, y tanto. Dijo Marta.
-Ho, ho, ho soy Papá Noel. Dijo Papá Noel.
Su casa era muy pequeña y acogedora pero muy decorada y estaba al lado de una fábrica súper grande porque allí era donde se fabricaban todos los regalos se llamaba “La fábrica de la Navidad”.
-¿Quieres unas galletas bonita?. La pregunto Mamá Noel.
-Si por favor. Dijo Marta agradecida.
-Bueno Papá Noel creo que he cumplido mi tarea. Dijo el elfo con cara de pillín.

-Si, si casi se me olvida tu recompensa. Dijo Papá Noel llevándose una mano a la cabeza. -¡TOMA! huy perdón. Dijo el elfo.
Papá Noel le entregó unas cuantas tareas ya que a los elfos les encantaban las tareas, después estuvieron hablando Papá Noel, Marta, el elfo y Mamá Noel del asunto tan importante que tenían entre manos.
Estuvieron hablando durante mucho tiempo y sacaron la conclusión de que Marta iba a ayudar este año a Papá Noel, si la gustaba iba a hacer su trabajo pero… Marta aun se preguntaba una cosa:
-Papá Noel ¿donde están mis vecinos y mis amigos?. Preguntó Marta preocupada.
-Tranquila no los encontrabas porque como te hemos explicado antes, la Navidad
se estaba arruinando, pero lo importante es que ahora ellos te están buscando a ti. Dijo Papá Noel tranquilizándola.
-Pero hoy hacemos como todos los años, una cena todos juntos con los recursos que tenemos y… quiero ir. Dijo Marta.
Papá Noel se quedó callado y pensando porque justo esa noche Marta le tenía que ayudar a repartir los regalos:
-¡Ho, ho, ho tengo una idea! Puedes ir ahora a cenar con ellos y luego les dices que te tienes que ir. Dijo Papá Noel.
-¿Y porque no les digo que me tengo que ir a repartir los regalos?. Preguntó Marta.
-¡No, no, no! no les puedes decir nada de esto, esto tiene que quedar entre los que estamos aquí. La advirtió Papá Noel.
Marta desilusionada aceptó y se fue en el trineo a la cena de los vecinos: -Hola Marta. Dijo un niño pequeño.
-Hola Marta te estábamos buscando. Dijo una mujer que vivía cerca suyo. -¿Donde estabas?. Preguntó otra niña.
Y la dijeron muchas cosas más:
-Hola a todos, os estaba buscando. Dijo Marta teniendo que disimular. -¡Y nosotros!. Dijeron todos a coro.
Empezaron la cena enseguida y aunque fuesen pocos recursos comieron d todo pollo, caramelos, tortilla, ensalada, café y colacao, refrescos y mucho más ¡habían estado ahorrando todo el año!
Cuando terminaron eran las 22:00 de la noche, la hora justa para que se fuera Marta a repartir los regalos con Papá Noel, brindaron y Marta dijo lo que la había dicho Papá Noel:
-Me tengo que ir por mucha pena que me de, tengo que hacer una cosa muy importante. Dijo Marta lamentándose.
Marta se fue con una cara muy larga pero a pesar de eso, iba muy contenta ya que iba a repartir los regalos, se monto de nuevo en el trineo y llegó a la casa de Papá Noel.¡La encantó repartir los regalos! y pasó de ser Papá Noel a llamarse Niña Noel. Fin y ¡feliz navidad!.

FIN.

Historia de Navidad.

Un 20 de diciembre a una niña avariciosa se le ocurrió comprar todas las cosas que existan de
Navidad pero su familia no quería porque si no se quedarían en la pobreza.
Al día siguiente, ella se fue al colegio y desde entonces conoció a Chloe su mejor amiga ella. Tenía una familia bastante bondadosa como ella, siempre viene con una sonrisa hasta las orejas.
Un día a Chloe se le ocurrió invitarla a su casa. Desde que Marta (la avariciosa) entró vio como su casa estaba llena de alegría cosa que ella no soportaba, Marta nunca ha tenido una sonrisa en su cara solo si le regalaban cosas.
Marta se fue y dijo:
-Adiós, al menos me podrías haber dado un bollo, tienes como cincuenta…
Y Chloe respondió:
-Bueno… no te preocupes mañana te traigo…
Directamente la madre la escuchó y le dijo a Chloe:
¿Por qué le vas a dar un bollo? ¿¿quien es ella para que te pida bollos?? Esos bollos los hago yo para mis hijos.
-Pero mamá.. nosotros somos bondadosos..-respondió Chloe.
A la madre le dio absolutamente igual, porque a la madre le cayó mal Marta desde que la conoció.
Al día siguiente (21 de diciembre) Chloe se despertó muy emocionada diciendo: -¡¡FALTAN SOLO CUATRO DÍAS PARA QUE ABRAMOS LOS REGALOS!!
Se fue feliz al colegio dando brincos de felicidad pero cuando llegó al colegio…
Se dio cuenta de que Marta estaba delante de la puerta de clase con sus otras dos amigas que Chloe no sabía que tenía.
-¿Y mi bollo?-pregunto Marta con cara de asquerosa.
-Pues es que… se me ha olvidado…- Respondió Chloe.
-¡ Y que me lo prometiste! ¡Ya no vamos a ser amigas nunca más!- dijo Marta.
Chloe se puso muy triste, al saber que no tenía mejores amigas porque ella solo tenía a Marta. Y sus otras amigas se enfadaron cuando vieron que Chloe era amiga de Marta pero bueno, eso no le hacía mucha importancia, Chloe era la más lista de su clase y la favorita de los profes.
Pasaron tres días y era de noche y la madre de Chloe dijo: -Venga hija acuéstate que hoy viene Papá Noel.
-SIIIII-dijo Chloe con emoción.

Al día siguiente (en Navidad) Chloe bajo para ver los regalos y cuando vio esa cantidad de regalos despertó a sus padres saltando en la cama para que bajasen a abrir los regalos con ella, y lo mejor de todo es que Papá Noel le escribió una carta sobre que estudiaba muy bien.
Fin.

Espero que hayáis disfrutado y que paséis todos una feliz Navidad.

Saludos y nos vemos por la biblioteca.

Lectura de sexto de primaria. Martín, rey de los monos.

Hola a todos.

En el post de hoy vamos a tratar la lectura del primer trimestre de sexto de primaria. Se trata de la fantástica novela “Martín, rey de los Monos” del gran escritor madrileño Pedro Mañas.

En la novela se trabajan los valores del respeto, tolerancia y el diálogo con tintes de humor. Nada puede fallar.

Martín es un chico que es el clásico abusón del colegio que no para de meterse con sus compañeros. Pero en una excursión del colegio, cae en el foso de los babuinos por un traspiés y no tendrá más remedio que sobrevivir quince días en un ambiente hostil en el que los babuinos le intentan hacer la vida imposible. Pero Martin no piensa darse por vencido tan fácilmente y esa experiencia le cambiará la vida.

¿Acabará Marín empatizando con sus compañeros a los que hacía la vida imposible tras recibir el mismo trato de los babuinos? Vosotros , ¿qué creéis?

En cuanto a nuestros chicos y chicas he de decir que la novela les está gustando mucho, y que ha sido un gran acierto elegir esta novela para el primer trimestre.

Saludos y nos vemos en la biblioteca. Alberto.

Libro de lectura de cuarto de primaria.

Hola a todos. En este nuevo curso hemos cambiado la lectura de cuarto de primaria. Vamos a leer el interesante libro “Esto que ves es el mar” del escritor mallorquín Gabriel Janer. Está editado por La Galera y es una lectura muy apropiada para niños de 10 años.

La protagonista del libro se llama Berta y es una niña un poco diferente a los demás niños de su clase.

Según sus compañeros, Berta tiene la cabeza llena de fantasmas. Quizás no le guste la realidad y su cabeza está llena de imaginación.
Un día, mientras recuerda a su padre, que se fue de madrugada y nunca más ha vuelto, se le acercan un par de zapatos. Unos misteriosos zapatos que le siguen allá donde va.

Seguro que nos va a encantar su lectura y vamos a disfrutar michísimo.

un saludo y nos vemos en la biblioteca. Alberto.

Lectaurante Vegasur

Hola a todos.
En las últimas semanas la biblioteca se ha convertido en un restaurante de libros, nuestro “Lectaurante” donde hemos aprovechado la ocasión de acercar a nuestros alumnos libros que llevaban disponibles en la biblioteca todo el curso y que desconocían, así que hemos cumplido una doble función, entretener y divulgar.

Hemos organizado tres menús distintos, según la edad de nuestros comensales.

Para los tragones de Segundo de primaria el menú era el siguiente:

PRIMER PLATO.

  • Espaguetis extraterrestres de Pupi.
  • Arroz con lombrices de Bellaniní.

SEGUNDO PLATO.

  • Secreto ibérico “No se lo digas a nadie”.
  • Calamares al estilo de Alfredo Gómez Cerdá.

POSTRES.

  • Tarta de chocolate de Cuentos de Disney.
  • Tarta de fresas de cuentos tradicionales.

En el caso de los alumnos de tercero de primaria, pudieron deleitarse con las exquisiteces de nuestro siguiente menú:

PRIMER PLATO.

  • Espaguetis con queso de Gerónimo Stilton.
  • Arroz del bandido, de Otfried Preussler.

SEGUNDO PLATO.

  • Busca Fieras con salsa.
  • Calamares de Kika Superbruja.

POSTRES.

  • Tarta de chocolate de Fray Perico.
  • Tarta de castañas de Mortadelo y Filemón.


Los. Unos y niñas de cuarto de primaria tuvieron un menú con tres primeros platos, ya que están en edad de crecer mucho…

PRIMER PLATO.

  • Espaguetis de los futbolísimos con tomate.
  • Arroz con pollo de los 5 cracks.
  • Ensalada de Los fieras Club de Fútbol.

SEGUNDO PLATO.

  • Bacalao con tomate de Christine Nöstlinger.
  • Calamares del Pirata.

POSTRES.

  • Tarta de chocolate de cuentos de Disney.
  • Tarta de fresas de cuentos tradicionales.

Los chicos y chicas de quinto y sexto son insaciables, el menú tenia que estar a la altura.

PRIMER PLATO.

  • Pudding inglés de Enyd Blyton.
  • Arroz mágico de J.K. Rowling.

SEGUNDO PLATO.

  • Pesadillas de R.L. Stine con sangre de monstruo.
  • Entrecot del pirata.

POSTRES.

  • Tarta de chocolate de Rolad Dahl.
  • Tarta de fresas de “Elige tu propia aventura”.

La sesión comenzaba con los alumnos entrando en la biblioteca, donde se encontraban con unos manteles individuales como en los restaurantes a los que van con sus padres a comer.

Una vez estaban acomodados por el Maitre, se les hacía entrega del menú, que rápidamente era ojeado por los comensales.

Tras esto llegaba el chef ataviado con su gorro y les leía la carta mientras les iba sirviendo los deliciosos platos en forma de libros.

Una vez los alumnos habían echado un vistazo a todo se procedía a indicar en el mantel lo platos que más les habían gustado.

En los últimos minutos de la sesión se procedió a prestar muchos libros de la carta que habían llamado la atención de los jóvenes lectores, dando por concluida la visita al Restaurante Vegasur.

Os pongo algunas fotos de las distintas sesiones.

Espero que os haya gustado. Todos nuestros chicos y chicas querían volver al restaurante en el curso siguiente, donde elaboraremos nuevos menús.

Saludos y feliz verano. Alberto.

Expresión escrita. El tiburón negro.

Hola a todos. Durante el mes de mayo nuestros alumnos más mayores de primaria han realizado la actividad de expresión escrita llamada “El tiburón negro”, un tema de zoología y medio marino que no habíamos tocado todavía.

Como en la mayoría de los casos, les hemos dado el relato empezado, con el inicio y la primera parte del nudo, para que ellos sigan escribiendo y realicen todo el nudo y el desenlace.

Tengo que decir que cada vez estoy más contento con sus trabajos, puesto que han aprendido a estructurar bien los textos y han incluido diálogos de los distintos personajes, de forma que la lectura de la historia se haga amena y divertida.

Todavía quedan algunos aspectos por pulir, pero los trabajos han sido muy buenos.

Os dejo aquí el texto que les hemos dado.

EL TIBURÓN NEGRO.

Pablo era un joven pero experimentado capitán de barco. Trabajaba para un grupo de científicos canadienses que estaban intentando encontrar una nueva especie de tiburón que algunos buceadores habían divisado en una isla del Océano Atlantico Norte. 

Pablo sabía que la búsqueda iba a ser muy difícil, puesto que los tiburones habitan en aguas cálidas y ellos estaban buscándolo en unas aguas mucho más frías. 

Creía que todo era objeto de una broma o leyenda local para atraer turistas, pero conocía muy bien a uno de los buceadores que afirmaba que el tiburón era real. Ya no sabía qué pensar.

Incluso los buceadores de la isla habían puesto nombre a la especie. Ya la llamaban el “Tiburón Negro del Atlántico”, y de ėl decían que era muy agresivo y peligroso. También aseguraban que su tamaño debía de rondar los siete y ocho metros, por lo cual necesitaban hacer las inmersiones con jaulas anti tiburones.

La misión científica tenía como propósito adherir a la piel del tiburón un chip de rastreo, para poder seguirlo, tenerlo localizado y ver si había más de su especie y poder así mostrar el hallazgo a la comunidad científica.

-Chicos, ¿Habéis comprobado bien la seguridad de las jaulas?- Preguntó Isaac, el jefe de la expedición.

-Sí, jefe, está todo bajo control, y tenemos todo el equipo de buceo preparado para la inmersión- respondió Adriana, una experimentada buceadora.

-Capitán Pablo, avíseme cuanto lleguemos al punto exacto donde se vio al tiburón- Dijo Isaac.

-Ya hemos llegado- anunció el Capitán. Ahora les toca a ustedes.

Acto seguido los buceadores se pusieron sus equipos y se metieron en la jaula, bajando a una profundidad de 10 metros. Varios científicos empezaron a echar peces y sangre para poder atraer al tiburón. 

En los Díez primeros minutos todo estaba en calma, pero en la jaula a Isaac le pareció ver a lo lejos una gran sombra…


En esta ocasión he elegido las historias de 6ºC, con quienes tengo un nexo de unión muy fuerte, me lo he pasado muy bien haciendo inolvidables sesiones de lectura y escritura, y a quienes voy a echar mucho de menos el curso que viene. Espero que os gusten.

Pablo era un joven pero experimentado capitán de barco. Trabajaba para un grupo de científicos canadienses que estaban intentando encontrar una nueva especie de tiburón que algunos buceadores habían divisado en una isla del Océano Atlantico Norte.
Pablo sabía que la búsqueda iba a ser muy difícil, puesto que los tiburones habitan en aguas cálidas y ellos estaban buscándolo en unas aguas mucho más frías.
Creía que todo era objeto de una broma o leyenda local para atraer turistas, pero conocía muy bien a uno de los buceadores que afirmaba que el tiburón era real. Ya no sabía qué pensar. Incluso los buceadores de la isla habían puesto nombre a la especie. Ya la llamaban el “Tiburón Negro del Atlántico”, y de ėl decían que era muy agresivo y peligroso. También aseguraban que su tamaño debía de rondar los siete y ocho metros, por lo cual necesitaban hacer las inmersiones con jaulas anti tiburones.
La misión científica tenía como propósito adherir a la piel del tiburón un chip de rastreo, para poder seguirlo, tenerlo localizado y ver si había más de su especie y poder así mostrar el hallazgo a la comunidad científica.
-Chicos, habéis comprobado bien la seguridad de las jaulas?- Preguntó Isaac, el jefe de la expedición.
-Sí, jefe, está todo bajo control, y tenemos todo el equipo de buceo preparado para la inmersión- respondió Adriana, una experimentada buceadora.
-Capitán Pablo, avíseme cuanto lleguemos al punto exacto donde se vio al tiburón- Dijo Isaac. -Ya hemos llegado- anunció el Capitán. Ahora les toca a ustedes.
Acto seguido los buceadores se pusieron sus equipos y se metieron en la jaula, bajando a una profundidad de 10 metros. Varios científicos empezaron a echar peces y sangre para poder atraer al tiburón.
En los Díez primeros minutos todo estaba en calma, pero en la jaula a Isaac le pareció ver a lo lejos una gran sombra por supuesto era un tiburón pero no era de la especie que él buscaba
Siguió buscando y buscando y por fin lo encontró, el tiburón negro del Atlántico, era negro y por debajo era blanco, el tiburón se acercaba más y más cada vez estaba más cerca de la jaula en la que estaban seguros por así decirlo. Cuando todos pensaban que ya no se iba a acercar más el tiburón fue directo a la jaula, mordió una barra ya que la sangre se había quedado entre la jaula y el océano la dejo con grietas pero pensaron que eso ya estaba y que no iba a pasar nada, después de un rato volvió a hacer lo mismo y esta vez casi la rompe, ordenó que subieran la jaula ya que todo era demasiado peligroso ya.
-pero si la jaula era segura ¿no? Lo habíais comprobado. Dijo Isaac asustado y enfadado.

  • si jefe, pero no sé qué a pasado, el tiburón negro del Atlántico tiene mucha fuerza al morder, y
    no sabíamos cuánta fuerza tenía para hacer así de fuerte los barrotes. Dijo Adriana mientras
    comprobaba la fuerza de aquel animal tan fuerte y grande
  • Bueno… volvamos al estudio, no tenemos mas jaulas y bajar sin ellas es muy peligroso. Dijo
    Isaac
    El capitán los volvió a llevar al estudio, Paula les miró sorprendida.
    -¿Qué hacéis aquí? ¿No se supone que estabais estudiando al tiburón negro del Atlántico? Dijo sorprendida.
  • si, pero, no miraron bien la fuerza del ese animal al morder. Casi rompe un barrote y como no
    teníamos más jaulas hemos decidido volver. Dijo Pablo que se encontraba todavía un poco asustado.
    Después de un rato y de ya haber hecho otras jaulas era demasiado tarde como para ir otra vez ya que tardaban una hora y tampoco se iba a ver el fondo.
    -adios. Se despidieron todos para ya irse a su casa
    Pablo ya había llegado a su casa, estaba muy cansado y no paraba de pensar en lo del tiburón negro. ¿Será que no habían mirado bien la jaula y dijeron que si por que les daba pereza? Ese tipo de preguntas pasaban por su cabeza, hay que reconocer que todavía estaba un poco asustado
    Al día siguiente volvieron pero esta vez con jaulas más aseguradas volvieron a bajar pero no encontraron nada. Estuvieron cinco días buscando y el último cuando ya iban a subir lo encontraron Pablo se asustó un poco pero se tranquilizó como pudo antes de medio gritar. Resulta que esa especie no ataca si no se ve amenazado sólo quiso jugar a su manera pero sólo quiso jugar después de ese día Pablo le tuvo más confianza al fondo del océano y ya no se asustaba tanto como desde que casi rompe la jaula, así es como descubrieron más de una especie y también Pablo le tiene más confianza a todo, menos a las jaulas.
  • FIN.

Otra historia.

Pablo era un joven pero experimentado capitán de barco. Trabajaba para un grupo de científicos canadienses que estaban intentando encontrar una nueva especie de tiburón que algunos buceadores habían divisado en una isla del Océano Atlantico Norte.
Pablo sabía que la búsqueda iba a ser muy difícil, puesto que los tiburones habitan en aguas cálidas y ellos estaban buscándolo en unas aguas mucho más frías.
Creía que todo era objeto de una broma o leyenda local para atraer turistas, pero conocía muy bien a uno de los buceadores que afirmaba que el tiburón era real. Ya no sabía qué pensar. Incluso los buceadores de la isla habían puesto nombre a la especie. Ya la llamaban el “Tiburón Negro del Atlántico”, y de él decían que era muy agresivo y peligroso. También aseguraban que su tamaño debía de rondar los siete y ocho metros, por lo cual necesitaban hacer las inmersiones con jaulas anti tiburones.
La misión científica tenía como propósito adherir a la piel del tiburón un chip de rastreo, para poder seguirlo, tenerlo localizado y ver si había más de su especie y poder así mostrar el hallazgo a la comunidad científica.
-Chicos, habéis comprobado bien la seguridad de las jaulas?- Preguntó Isaac, el jefe de la expedición.
-Sí, jefe, está todo bajo control, y tenemos todo el equipo de buceo preparado para la inmersión- respondió Adriana, una experimentada buceadora.
-Capitán Pablo, avíseme cuanto lleguemos al punto exacto donde se vio al tiburón- Dijo Isaac. -Ya hemos llegado- anunció el Capitán. Ahora les toca a ustedes.
Acto seguido los buceadores se pusieron sus equipos y se metieron en la jaula, bajando a una profundidad de 10 metros. Varios científicos empezaron a echar peces y sangre para poder atraer al tiburón.
En los Díez primeros minutos todo estaba en calma, pero en la jaula a Isaac le pareció ver a lo lejos una gran y oscura sombra.
Isaac se sobresaltó porque le pareció que la sombra era cada vez más grande. Cuando salió a decírselo a todos los que no se sumergieron en el agua.
-¿Una sombra?- dijo Pablo -¡JA JA JA! Te lo estarás imaginando.
Pero cuando Isaac se volvió a meter en el agua no había ni rastro de la sombra ni del tiburón. Siguieron la expedición por las frías, casi congeladas aguas del Atlántico Norte y de pronto percibieron un extraño, pero familiar olor a humo.
Siguieron el olor, pero de repente, este desapareció.
Siguieron navegando por el agua cuando María una vigía novata avistó una extraña aleta oscura en el agua, se lo comentó a toda la tripulación Pablo se dirigió a la borda, cogió un catalejo y empezó a observar detenidamente cualquier rincón del inmenso océano en el que estaban hasta que él también vio la aleta.
-Timonero, viaja hacia el este- le mandó Pablo.
Cada vez estaban más y más cerca de poder localizar a aquel extraño tiburón de color negro. De repente la aleta empezó a moverse hacia todas las direcciones y entonces, se largó.
Aunque Isaac le consiguió hacer una foto con su cámara acuática portátil.

Toda la tripulación y los científicos se quedaron boquiabiertos al comprobar que en efecto el tiburón era real.
-¡NO ME LO PUEDO CREER!- Gritó Pablo -El tiburón negro es real.
Los científicos sacaron un chip de localización para tenerlo preparado para cuando se acercaran al tiburón negro.
El barco fue a toda velocidad porque en esa parte del océano las aguas son mayormente tranquilas.
Isaac volvió a ver al tiburón, entonces, cogió el chip rastreador y entró de nuevo en su jaula. El tiburón se acercó a ellos por el olor a sangre e Isaac tuvo la ocasión de ponerle el chip, pero cuando se lo puso el tiburón nado todo lo lejos que pudo. Los científicos ya tenían localizado al tiburón.
Lo siguieron de nuevo y esta vez lo acorralaron.
Uno de los científicos se metió en una jaula para investigar al tiburón cuando se dio cuenta de que no era un tiburón, era una cría de una rara especia de megalodon.

FIN.

Más relatos.

Pablo era un joven pero experimentado capitán de barco. Trabajaba para un grupo de científicos canadienses que estaban intentando encontrar una nueva especie de tiburón que algunos buceadores habían divisado en una isla del Océano Atlantico Norte.
Pablo sabía que la búsqueda iba a ser muy difícil, puesto que los tiburones habitan en aguas cálidas y ellos estaban buscándolo en unas aguas mucho más frías.
Creía que todo era objeto de una broma o leyenda local para atraer turistas, pero conocía muy bien a uno de los buceadores que afirmaba que el tiburón era real. Ya no sabía qué pensar. Incluso los buceadores de la isla habían puesto nombre a la especie. Ya la llamaban el “Tiburón Negro del Atlántico”, y de ėl decían que era muy agresivo y peligroso. También aseguraban que su tamaño debía de rondar los siete y ocho metros, por lo cual necesitaban hacer las inmersiones con jaulas anti tiburones.
La misión científica tenía como propósito adherir a la piel del tiburón un chip de rastreo, para poder seguirlo, tenerlo localizado y ver si había más de su especie y poder así mostrar el hallazgo a la comunidad científica.
-Chicos, habéis comprobado bien la seguridad de las jaulas?- Preguntó Isaac, el jefe de la expedición.
-Sí, jefe, está todo bajo control, y tenemos todo el equipo de buceo preparado para la inmersión- respondió Adriana, una experimentada buceadora.
-Capitán Pablo, avíseme cuanto lleguemos al punto exacto donde se vio al tiburón- Dijo Isaac. -Ya hemos llegado- anunció el Capitán. Ahora les toca a ustedes.
Acto seguido los buceadores se pusieron sus equipos y se metieron en la jaula, bajando a una profundidad de 10 metros. Varios científicos empezaron a echar peces y sangre para poder atraer al tiburón.
En los Díez primeros minutos todo estaba en calma, pero en la jaula a Isaac le pareció ver a lo lejos una gran sombra negra, -Hey chicos veo una sombra a lo lejos- dijo Isaac por el walkie- talkie.
-Isaac, no le pierdas de vista a la sombra- dijo Pablo. -Se está acercando muy rápido- dijo Isaac -No te preocupes Isaac- dijo Pablo.
De pronto del agua salieron burbujas y Pablo se asustó muchísimo al verlas
-Adriana ve ayudar a Isaac- dijo Pablo -Adriana, ¡ADRIANA!- dijo Pablo por el walkie-talkie.
-…- se escuchó desde el walkie-talkie de Adriana.
-Hemos perdido a 2 buzos- dijo con una voz desanimada Pablo.
Pablo fue directo a pedir ayuda a otros buzos, Pablo fue a pedir ayuda a muchos, pero ninguno aceptó, entonces Pablo pensó que tenía que pedir ayuda a su ex mejor amigo, Alejandro.
No se hablaban desde hace 12 años.
Sabía dónde encontrarlo, en un garaje de Puerto Rico.
-Hola, Alejandro- dijo Pablo. -Déjame en paz, Pablo- dijo Alex.
-Bueno al tema, necesito tu ayuda Alex. Hay un tiburón llamado ‘tiburón negro’ y ha estado atacando a mis buceadores y los ha matado, necesito tu ayuda- explicó a Alex

  • OK, acepto- dijo Alejandro – Se que no quieres pero- espera ¿que? ¿Como?- dijo Pablo
  • Como oyes- dijo Alex.
    Después de eso Pablo llevo a Alex a su oficina, y hablaron del plan – Necesitamos un muñeco y hacer que es una persona y que el tiburón lo ataque tú te tiras y le pinchas el chip entonces ya le dejas escapar- dijo Pablo. -Bien, si no funciona ya verás- dijo Alex.
    Al día siguiente ya estaban preparando todo para el plan, Alex fue buscando información sobre el tiburón para informarse más de el y también saber cómo despistarlo, la cosa no eres tan fácil porque no había casi nada de información sobre el tiburón, lo único que encontró fue que va de velocidad a 50km por hora y que su piel era muy dura.
    Dos días después Alex y Pablo fueron hasta el océano Atlantico para poder poner el chip ya al tiburón, cuando ya estaban terminando de preparar el plan, Alex se tiro al agua para meterse a la celda pero la sorpresa es que el tiburón ya les estaba esperando. El tiburón fue directo a atacar a Alex.
    Alex se movía y nadaba lo más rápido que podía pero no consiguió sobrevivir al ataque del tiburón, y Alex tachó en su lista (quitarse del medio a Alejandro)
  • FIN.

Y ahora la última historia.

Pablo era un joven pero experimentado capitán de barco. Trabajaba para un grupo de científicos canadienses que estaban intentando encontrar una nueva especie de tiburón que algunos buceadores habían divisado en una isla del Océano Atlantico Norte.
Pablo sabía que la búsqueda iba a ser muy difícil, puesto que los tiburones habitan en aguas cálidas y ellos estaban buscándolo en unas aguas mucho más frías.
Creía que todo era objeto de una broma o leyenda local para atraer turistas, pero conocía muy bien a uno de los buceadores que afirmaba que el tiburón era real. Ya no sabía qué pensar. Incluso los buceadores de la isla habían puesto nombre a la especie. Ya la llamaban el “Tiburón Negro del Atlántico”, y de ėl decían que era muy agresivo y peligroso. También aseguraban que su tamaño debía de rondar los siete y ocho metros, por lo cual necesitaban hacer las inmersiones con jaulas anti tiburones.
La misión científica tenía como propósito adherir a la piel del tiburón un chip de rastreo, para poder seguirlo, tenerlo localizado y ver si había más de su especie y poder así mostrar el hallazgo a la comunidad científica.
-Chicos, habéis comprobado bien la seguridad de las jaulas?- Preguntó Isaac, el jefe de la expedición.
-Sí, jefe, está todo bajo control, y tenemos todo el equipo de buceo preparado para la inmersión- respondió Adriana, una experimentada buceadora.
-Capitán Pablo, avíseme cuanto lleguemos al punto exacto donde se vio al tiburón- Dijo Isaac. -Ya hemos llegado- anunció el Capitán. Ahora les toca a ustedes.
Acto seguido los buceadores se pusieron sus equipos y se metieron en la jaula, bajando a una profundidad de 10 metros. Varios científicos empezaron a echar peces y sangre para poder atraer al tiburón.
En los Díez primeros minutos todo estaba en calma, pero en la jaula a Isaac le pareció ver a lo lejos una gran sombra.
-Chicos hay algo raro a lo lejos- dijo Isaac bastante asustado

  • No te asustes Isaac, es un pequeño tiburón blanco- dijo Adriana bastante seguro de lo que ha
    dicho
    El tiburón se fue acercando más a ellos y Adriana estaba menos segura de lo que decía.
    Isaac se estaba asustando mucho, pero sabía que no les iba a pasar nada porque la jaula es irrompible. En cambio a Pablo el capitán si le podía pasar algo porque estaba arriba sin protección y el tiburón podía saltar en cualquier momento.
    Tuvieron que llamar a Pablo por si le iba a pasar algo.
  • Capi, ¿donde estas?- Isaac
  • ¿donde voy a estar? Pues aquí en el barco con el móvil.- Pablo
  • Ponte a salvo. Estamos viendo a un tiburón que a lo mejor es el peligroso- Isaac
  • Ahora me pongo el buzo y bajo. Prepararme una jaula- ordeno Pablo
    Isaac y Adriana se salieron de la jaula con mucho cuidado para preparar la jaula. Pablo bajo con la jaula y todo a por el tiburón. Se acercaron más y…
    Efectivamente era el tiburón fueron nadando súper rápido a por el tiburón y sacaron todos los datos sobre el tiburón y le metieron en el cuerpo el chip. Se fue con mucho miedo el tiburón a su “guarida” y se escondió ahí. Al día siguiente se subieron al barco y desayunaron comieron y todo en el barco.
    De repente, suena unos pitidos en el mando del chip que le habían puesto en el tiburón. ERA UNA ALERTA ROJA. Se estaba acercando el tiburón.
    Pusieron el barco a el modo remar rápido, el barco fue hasta la orilla y se quedaron ahí por unos días.
    Pasó una semana y decidieron ponerse en marcha otra vez. Antes de irse un señor misterioso les dijo:
  • Hola, ¿no seréis vosotros Isaac, Adriana y Pablo no?- dijo con una voz ronca
  • Si somos ¿porque pregunta eso?- contesta Pablo con mucha sospecha
  • No, por nada, es que soy un pescador y me pareció haber oído hablar de vosotros.- dijo el señor muy tranquilamente
  • ¿De quien oyó usted hablar de nosotros?- saltó Isaac sin casi dejarle terminar
  • No, nadie importante. Bueno yo soy Jaime, tengo 23 años y me gusta mucho pescar por
    donde vais vosotros, ¿podría ir con vosotros?- dijo Jaime – Vale, puedes venir, pero con una condición- dijo Pablo
  • ¿Cual?- Jaime
  • Que no digas nada de lo que vas a ver cuando vayas con nosotros- dijo Pablo Jaime se subió al barco, y ellos fueron buscando a el tiburón por el mar. Llegaron a donde estaba el tiburón y…
    De repente Jaime se le vuelven los ojos a color blanco y empieza a levitar.

– –

¿Jaime? ¿Estas bien?- pregunta Adriana
POR EL PODER DEL OCÉANO , DE LA TIERRA Y DEL CIELO YO IMVOCO A TODOS LOS TIBURONES QUE HAY EN ESTE MUNDO PARA MATAR A ESTAS PERSONA LLAMADAS ADRIANA PÉREZ, ISAAC CISNEROS Y PABLO ORTEGA.- grito “Jaime”
Chicos, chicos, chicos han vuelto a caer en mi trampa. Os he hecho venir hasta aquí para mataros. JAJAJAJAJ que inocentes, de hecho os la habéis tragado entera, no me llamó ni Jaime, ni tengo 23 años, ni soy pescador. Me llamó Izan Vallecillo y he traicionado a todos mis amigos y a todos los que me rodean. Tengo 3456 años porque soy inmortal y solo me pueden matar si me quitan esto(les enseña un colgante rojo de una piedra roja)- dijo Izan

  • No por mucho tiempo vas a estar vivo- susurró Adriana
    Adriana salta sobre Izan y le arranca el colgante. Lo tira al agua, a las aguas profundas y no lo va a coger más en su vida.
    De repente deja de levitar y se cae al océano muerto sin conciencia. Todos los animales caen al agua y siguen su vida tranquilamente, mientras que los tiburones negros se comen a Izan.
    Todos se fueron a casa tranquilos y sin poder hacer más expediciones por el mar, océano… porque les habían puesto una denuncia de poner en peligro a la gente y cosas así.
    Adriana se fue tranquilamente con su padre a casa a descansar y trabajar en la misma clínica dental que el.
    Pablo se jubilo, y por último Isaac terminó haciendo Taekwondo en un academia.
    Pero seguían quedando juntos y todo.
  • FIN.


Espero que hayáis disfrutado. En unos días os cuelgo la última expresión escrita, que coincide con el proyecto de música.

Saludos y nos vemos en la biblioteca.

Alberto.

Lectura 3º trimestre de 5º y 6º. Los niños cantores.

Buenas tardes a todos. En el tercer trimestre hemos leído la bonita novela infantil- juvenil “Los niños cantores”, coincidiendo con nuestro proyecto de primaria del tercer trimestre, con la temática de la música. La novela está genialmente escrita por la escritora española Elena Alonso.

El libro ha sido leído por nuestros alumnos a través de la aplicación Ta-tum y según sus comentarios les ha gustado mucho.

Es una historia original, muy bien documentada, que nace de un hecho real: el exilio forzoso del Coro de Niños Cantores de Viena en Australia durante la Segunda Guerra Mundial. Dos historias paralelas, que se alternan e intercalan, cuyos protagonistas son dos niños de unos diez años, en diferentes épocas y lugares, y que acaban confluyendo para afirmar la capacidad de superación del ser humano.

El libro obtuvo el XXVI Premio de Literatura Infantil Ala Delta de 2015 de la editorial Edelvives.

Relatos de enfermedades raras en 6ºC de primaria.

Hola a todos. El pasado 28 de febrero se celebró en el colegio el Día Mundial de las Enfermedades Raras.

Con este motivo se hicieron varias actividades, incluyéndose algunas de lectura y escritura. En la clase de 6ºC de primaria los alumnos escribieron sus propias historias en torno a la enfermedad del Perthes.

El Perthes es una enfermedad de la cadera de los niños, en la que se produce una destrucción de la cabeza del fémur. El organismo puede regenerar totalmente este hueso o hacerlo sólo de forma parcial, lo que puede llegar a provocar una deformidad permanente de la misma. La enfermedad suele tardar en curar entre 5 y 8 años y consta de cuatro fases diferenciadas: Inicial, fragmentación, osificación y curación.

Ocurre en niños entre los 3 y los 12 años y aparece con mayor frecuencia en niños (80%) que en niñas (20%). En la mayoría de los casos afecta sólo en una cadera, pero en el 10% de los casos puede hacerlo de forma simultánea en ambas caderas.

Una vez que los alumnos de 6ºC han conocido la enfermedad, han realizado sus relatos.

De entre todos hemos seleccionado los siguientes:

Hola, me llamo Héctor, mi mejor amigo se llama Marcos y todos los fines de semana mis padres y los suyos hablan para quedarnos a cenar en la casa de alguno de nosotros. Hace tres años esa semana cenamos en un sitio que tenía un parque de bolas súper grande.
Los mayores empezaron ha hablar de cosas de mayores y Marcos y yo nos aburríamos, así que decidimos irnos al parque de bolas. Jugamos un escondite por todo el parque y nos estábamos divirtiendo mucho, yo casi iba a pillar a Marcos cuando se tiró por el tobogán. Baje y estaba en el suelo parado, le pregunté si le pasaba algo y me dijo que le dolía mucho la pierna. Yo le dije que habrá sido por un golpe que se hubiera dado en el tobogán y no le dimos importancia.
Al cabo de diez minutos volvió a quejarse de su pierna, fuimos con papa y mamá y les dijimos lo que le pasaba a Marcos y decidieron llevarle al médico. Después de esperar casi dos horas nos atendieron unos médicos, eran dos chicas jóvenes. Le dijeron a Marcos que tenía una enfermedad considerada enfermedad rara. Marcos se asustó un poco y preguntó a la doctora que era eso y le explicaron que era una enfermedad que se trataba de que la cabeza de el fémur iba desapareciendo hasta volver a curarse, el proceso duraría unos seis años aproximadamente.
Marcos se quedaría sin poder andar, ni correr, ni saltar, y sin poder hacer cosas con las piernas. Se preocupó bastante por que no iba a poder usar las piernas.
Empezó a atraerse por el ajedrez y llegó a un nivel en que ganaba a su padre que era bastante bueno. Iba en silla de ruedas todo el rato y a sus amigos de clase les gustaba llevarle por los sitios en la silla de ruedas.

Pasó mucho tiempo y ya estaba casi curado, ya podía hacer deporte sin ningún tipo de problema, a el ya no le gustaba tanto como antes jugar al fútbol y decidió seguir adelante con el ajedrez y se convirtió en un jugador profesional de ajedrez, le gustaba mucho su vida así y después de siete años fue al mismo parque de bolas y se lo pasaron aún mejor.

FIN.

La vida de Leo
Hola, mi nombre es Leo, tengo 27 años y hoy quiero contar mi historia con el Perthes.
Todo esto empezó un día normal en casa de mi primo, yo y mi primo estábamos jugando en la piscina, mi primo tiro la pelota afuera de las piscina y cuando salí de ella para correr tras la pelota me dio una especie de calambre el la pierna, lo único que recuerdo es que momentos después comencé a llorar, porque me dolía mucho.
-¡Mamá! ¡Mamá! – Grite mientras lloraba.
-¿Que pasa hijo? ¿Estas bien? – Dijo mi madre preocupada.
-¡Creo que me he hecho daño en la rodilla! ¡Me duele tanto que parece que me la he roto! – Dije yo súper preocupado.
-Pues no parece que tengas nada pero te voy a llevar al hospital por si acaso te pasa algo. – Dijo mi madre ya más calmada.
Y ese mismo día descubrí que tenía una enfermedad llamada Perthes (Calve Leggs Perthes).
Al principio siempre estaba triste, no podía correr, ni jugar, ni saltar… ¡Ni la mayoría de cosas que pude hacer cualquier niño! Por eso siempre estaba en mi habitación tumbado en mi cama sin poder hacer lo que yo quería, aparte de que no podíamos ir a ningún lado a veces no iba ni al colegio y me perdí muchas clases. Y cuando íbamos algún lado era para ir al médico a que me hicieran pruebas y muchas cosas más que no logro recordar.
Pero luego ya me fui acostumbrando a esta enfermedad, ya que los médicos le dijeron a mis padres que podía hacer natación y me puse muy feliz porque lo que me ponía triste antes era que no podía hacer ningún deporte.
Desde ese entonces empecé a asistir a clases de natación con mi primo porque a él también le gustaba mucho la natación. Nuestro entrenador era muy divertido y a veces nos contaba chistes mientras nadábamos era muy divertido. Un día mi entrenador se acercó a mis padres y estuvieron hablando un buen rato, lo próximos que recuerdo es que mi madre me dijo que iba a competir junto a mi primo y a dos personas más representando a mi ciudad en natación.Me puse muy feliz ese día tan feliz que no podía esperar al día siguiente para volver a mis clases de natación.
Después de unos años ya era nadador profesional. ¡Y llegar a estar hasta en los mejores torneos y viajar por todo el mundo! Pero me tuve que perder 6 competiciones porque tenía que ir al médico y en una de esas veces, recibí la mejor noticia del mundo… ¡Ya me había curado! Ya podía correr, saltar y jugar como un niño normal. Esta muy feliz, pero no deje de ir a clases de natación porque me gusta mucho nadar aparte de que era muy bueno.
Y así termina mi historia con un final feliz y se que no todas las historias tienen finales felices pero la mía sí.

FIN.


Expresión escrita sexto de primaria. “El veneno”.

Hola a todos. La expresión escrita de esta semana es de largo, la más compleja de las que hasta ahora han realizado nuestros alumnos de sexto de primaria.

A través de esta expresión escrita nos hemos introducido en la sociedad inglesa de criados y señores. He tomando como referencia tres novelas de Ágata Christie, “La casa torcida” , “El asesinato de Roger Ackroyd” y “Un cadáver en la biblioteca “ en lo referente al asesinato. En cuanto a los nombres de los personajes, los he copiado de la famosa serie de televisión británica BBC “Arriba y abajo” en la que conviven en una mansión de Londres los señores, que viven en la planta baja y tienen sus amplias habitaciones en la primera planta, con los criados, que trabajan en los sótanos y viven en pequeñas habitaciones de la buhardilla.

Cada alumno ha tenido que inventar quien ha sido el asesino y el motivo que le lleva a tal atrocidad, así como las pistas que llevan al investigador a dar con el asesino.

Les hemos explicado la clase de personal de servicio que había en estas casas señoriales, y todos ellos han cometido el asesinato, teniendo en cuenta los relatos de sexto A.

Dependiendo de cada relato han podido ser los asesinos del Señor Bellamy por temas de amoríos, herencias, promesas incumplidas, etc. diferentes personajes:

El mayordomo. (El asesino de la mayoría de relatos).

El ama de llaves.

El jardinero.

El chófer.

La cocinera.

El secretario.

El profesor o profesora de los hijos.

La señora Bellamy.

Alguno de los hijos o hijas mayores del Señor Bellamy. (He dejado abierta la edad de sus tres hijos/as).


A continuación os pongo el texto que les he dado, en el cual tienen que ir rellenando con su texto:

El veneno.

-Hudson, eche un tronco de leña pequeño a la chimenea, después puede retirarse, ya no le necesitaré más, – dijo el Señor James Bellamy en el tono brusco en el que solía hablar a todo el mundo,  mientras se recostaba en su butaca favorita de la biblioteca.

Angus Hudson, uno de los mejores mayordomos de Londres echó un pequeño tronco al fuego, dando las buenas noches al Sr. Bellamy. Después se retiró en silencio de la biblioteca, cerrando la puerta tras de sí. Miró el reloj del pasillo y vio que eran las diez en punto de la noche.

-¡Maldito grosero, podía pedir por favor las cosas, o cuanto menos dar las gracias! Tanto dinero ganado de manera tan rápida le han convertido en una persona despreciable. -dijo el mayordomo.

TEXTO DE LOS ALUMNOS (PARTE DEL NUDO)

Un grito desgarrador proveniente de la biblioteca despertó a todos los habitantes de la casa, tanto a los cinco miembros de la familia como a los siete empleados.

Jane, la joven ama de llaves fue la primera en llegar, con el resto de habitantes de la casa unos pasos detrás. Abrió la puerta y encontró al Señor Bellamy muerto, con una copa de vino a medias beber situada a su lado.

-Señora Bellamy, no deje que sus hijos entren y que alguien llame a la policía – dijo entre lágrimas la ama de llaves. Dicho esto cerró la ventana que alguien había dejado abierta.

Segundos después, la Señora Bellamy se desmayó al encontrar a su marido sin vida.

A la mañana siguiente, el detective Smith, Sargento de la policía de Londres entró en la biblioteca, encontrándose el escenario del crimen. 

TEXTO DE ALUMNOS CON LAS PESQUISAS DEL DETECTIVE (PARTE DEL NUDO)

Tres días más tarde, tras las correspondientes pesquisas, el detective Smith había averiguado quién había cometido el asesinato, y se dispuso a contarle a su superior, el Comisario cómo había atado todos los cabos sueltos. 

-Verá usted, señor comisario, fue bastante fácil, porque…

AHORA CONTAD VOSOTROS QUIÉN FUE EL ASESINO Y POR QUÉ EL DETECTIVE LO AVERIGUÓ.

-Fácil de averiguar, ¿Verdad? – dijo el detective Smith.

FIN.

Espero que os haya gustado. Estoy deseando leer los trabajos de los alumnos. La semana que viene iré calificando sus textos y colgaré como siempre los más originales y los que mejor escritos estén.

Si durante esta semana los alumnos se empeñan en ver una película de Agatha Christie, no os extrañéis, se lo están pasando en grande con sus relatos. Para leer una novela de este estilo tendrán que esperar por lo menos un par de años.

Saludos y nos vemos en la biblioteca. Alberto.