Archivo de la etiqueta: Animación a la lectura

Lectura de la obra de teatro “Nana en el tejado” en Segundo de primaria.

Hola a todos. En este curso hemos creído oportuno la lectura de una obra de teatro en Segundo de primaria. Lo hacemos de la mano del polifacético dramaturgo, actor, poeta y director teatral Paco Gámez y su fantástica obra “Nana en el tejado”.

La obra ha sido representada en numerosas ocasiones y nos hace creer que su lectura va a ser un éxito entre nuestros alumnos de Segundo de primaria.

Nana es una niña que tiene que sobrevivir a una inundación subida al tejado de su casa. Allí va a entablar amistad con Paco, un niño de su colegio que está subido a un árbol, con el que nunca había hablado antes, así como con una abuela ya llamada Benita que se niega a abandonar su casa y con una tortuga marina.

Ya hemos conocido a los personajes y hemos comenzado a la lectura del primer acto, con narrador y personajes. A priori parecía que iba a ser más difícil que lo que está siendo. En este sentido, ayuda bastante el hecho de que la mayoría de niños y niñas han asistido en alguna ocasión a obras de teatro infantil.

Espero al final de la obra poder contaros más cosas de cómo ha ido. Seguro que genial.

Saludos y nos ve,os en la biblioteca. Alberto.

Expresión escrita de Halloween de 6º de primaria.

Hola de nuevo a todos.

Una vez os he enseñado las expresiones escritas de Halloween de quinto de primaria, paso a colgar las de sexto. Las cuelgo tal cual me llegan, perdonadlos en lo relativo a las faltas de ortografía que puedan tener. Estamos mejorando mucho.
Han sido un total de 6 chicos y chicas con la máxima calificación.
Empezamos por 6ºA, con relatos de dos chicas y un chico:

La feria.
Santiago había estado varios meses ahorrando con un único objetivo, disfrutar a tope de la feria que llegaba todos los veranos a su localidad.
Quería montar en todas las atracciones, incluso podría invitar a varios amigos a refrescos y algodón de azúcar con lo que había ahorrado.
Por fin llegó el primer fin de semana de septiembre y se dirigió junto con sus amigos a disfrutar a tope de la feria. Pasaron un rato echando una ojeada a las atracciones que ya estaban en funcionamiento y les llamó la atención una atracción que era nueva. Se llamaba el laberinto misterioso, donde el hombre que les vendió las entradas les dijo que tenían que pasar varias pruebas para finalizar con éxito.
Sin pensarlo dos veces, Pineda y sus amigos Manuel y Pedro se metieron dentro. Lo primero que encontraron era un pasillo, que por medio del efecto óptico de muchos espejos parecía larguísimo. Al final del pasillo había una gran máquina abierta muy extraña con forma de muñeco en la que cabía una persona. Parecía antigua con varios mandos y pantallas en la que aparecía un siniestro muñeco riéndose y desafiante.
Santiago se metió y a continuación las luces se apagaron y escuchó unos gritos aterradores. Sintió un miedo terrible e intentó abrir, pero la puerta se había bloqueado. Podía escuchar los gritos que provenían del otro lado de la puerta de sus amigos a los que un feriante disfrazado de momia estaba asustando.
Sus amigos salieron corriendo y abandonaron la feria, sin acordarse de Pineda, que quedó encerrado y muerto de miedo dentro del gran muñeco….
Pineda intentaba buscar la salida dentro de ese gran muñeco. Empezó a golpear cualquiera pared que veía, de repente cuando golpeó una pared sonó hueco.
Golpeó hasta más no poder la pared que soñaba hueco ya que pensaba que podría haber una salida, cuando rompió la pared vio como varias dimensiones por así decirlo.
Lo que el no sabía es que era imaginación suya, Pineda escuchó algo riéndose otra vez en una de las dimensiones pero en la otra escucho alguien llorando.
-¿Que elijo?- Se pregunto Pineda así mismo, Pineda decidió irse por el camino de la cosa o persona llorando, podría ser que algo más estuviera allí…
Así que decidido empezó caminando con mucho cuidado, escuchaba cosas raras.
Por ejemplo risas, llantos o cosas parecidas.
-Ven aquí…- Escucho Pineda. -Anda que tenia que venir yo por aquí-
Pineda gritó -¡Quién eres!- La cosa o persona no respondió, como Pineda suponía o no.
Siguió caminando y por fin o como el creía pensaba que había encontrado la salida. -¡Por fin! Exclamó Pineda. También se le hizo raro, porque solo escucho cosas y no se cruzó con cosas tan raras o espeluznantes como el creía, pero no sabía que venía lo peor para el…..
-Manuel, ¡¿Pedro donde estáis?! – Preguntó asustado Pineda. -Estamos aquí tranquilo…- Pineda ya quería irse a su casa por todo lo que estaba pasando.
Pineda quiso llamar a sus amigos, pero no respondían. Eso le asustaba aún más.
PUM -¡Todavía no me quiero ir por favor! dijo Pineda llorando.
De repente escucho latidos cerca de el. -¡Que está pasando!- Dijo Pineda. -No será nada, serán ILUSIONES supongo-
-¿Entonces era un sueño?-
Pineda estaba asustado. -Me voy a casa- dijo Pineda asustado y traumatizado.
Cuando Pineda estaba saliendo de la feria vio unas personas extrañas con vestimenta rara, ya que estaba lejos decidió acercarse un poco, porque se le hacía familiar las caras que veía. Cuando se acercó vio que los que estaban esperándole solo a él eran sus amigos, con máscaras y una camiseta con un símbolo en el que había en la máquina con forma de muñeco.
-¿Chicos?- Preguntó Pineda asustado.
-Pineda eso no era un sueño…- Pineda quedó confundido.
Pero de repente, se desmayó de nuevo viendo a sus amigos al rededor con máscaras aterradoras….
Será que Pineda sigue bien… CONTINUARÁ…


La feria.
Lia había estado varios meses ahorrando con un único objetivo, disfrutar a tope de la feria que llegaba todos los veranos a su localidad.
Quería montar en todas las atracciones, incluso podría invitar a varios amigos a refrescos y algodón de azúcar con lo que había ahorrado.
Por fin llegó el primer fin de semana de septiembre y se dirigió junto con sus amigos a disfrutar a tope de la feria. Pasaron un rato echando una ojeada a las atracciones que ya estaban en funcionamiento y les llamó la atención una atracción que era nueva. Se llamaba el laberinto misterioso, donde el hombre que les vendió las entradas les dijo que tenían que pasar varias pruebas para finalizar con éxito.
Sin pensarlo dos veces, Lia y sus amigos Luca y Mario se metieron dentro. Lo primero que encontraron era un pasillo, que por medio del efecto óptico de muchos espejos parecía larguísimo. Al final del pasillo había una gran máquina abierta muy extraña con forma de muñeco en la que cabía una persona. Parecía antigua con varios mandos y pantallas en la que aparecía un siniestro muñeco riéndose y desafiante.
Lia se metió y a continuación las luces se apagaron y escuchó unos gritos aterradores. Sintió un miedo terrible e intentó abrir, pero la puerta se había bloqueado. Podía escuchar los gritos que provenían del otro lado de la puerta de sus amigos a los que un feriante disfrazado de momia estaba asustando.
Sus amigos salieron corriendo y abandonaron la feria, sin acordarse de Lia, que quedó encerrada y muerta de miedo dentro del gran muñeco… Pasaron las horas y Lia gritaba y gritaba, su móvil se había quedado sin batería. Solo le quedaba el reloj, que tenía 10% de batería.
Intento llamar a sus amigos, pero no había cobertura.
Lia ya no tenía voz de tanto gritar, cayó la noche y ya no se oían las atracciones. Lia estaba planteándose si intentar dormir allí, hasta que empezó a escuchar sonidos.
Lia se estaba asustando mucho
-¿Hay alguien ahí?- pregunto Lia
-¿HOLAA?- sonó de repente
-¡AYUDA POR FAVOR, ESTOY ATRAPADA EN EL PELUCHE GIGANTE!- Dijo Lia
-Intentaré abrir, vete a un lado. Voy a tumbar la puerta- dijo aquella “persona”-
Lia sonrío, y suspiró con tranquilidad. Porque ella no sabía lo que aquello la iba a suponer…
Sonó algo fortísimo, y la puerta calló.
-Hola, también me he quedado atrapado aquí, soy Marcos.- Dijo el I chico sonriendo inocentemente
-Soy Lia, mil gracias por ayudarme.-
-Bueno, o intentamos salir o estaremos aquí un buen rato.- Dijo “Marcos”
-Ja Ja, si inténtenos salir- Respondió Lia.
-He estado dando vueltas y he visto una sala donde creo que podríamos salir.- Dijo Marcos
-Pues a que esperamos- Respondió Lia.
Lia y Marcos estaban caminando, sin ningún miedo porque todos los actores que asustaban estarían en sus casas.
Iban hablando de cosas, hasta que llegaron a un pasillo un tanto raro. Había un teléfono raro, y el pasillo estaba deformado.
-Oye yo no había visto esto antes- dijo Lia preocupada
Lia miró a Marcos, y el tenía una gran sonrisa en su cara y los ojos completamente negros. -¿Ma-Marcos?- tartamudeó Lia
Marcos empezó a correr detrás de ella mientras se arrancaba trozos de piel.
Lia estaba corriendo como nunca antes, atrapada en sus llantos. No podía correr más, no veía con tantas lágrimas.
Mientras corría ella pensaba como sus amigos la habían dejado tirada, decidió que si salía viva de allí no les hablaría nunca más.
“Marcos” agarro a Lía de la pierna, Y la hizo una gran herida. A Lia le dolía un montón, pero siguió corriendo hasta el final del pasillo. Marcos la atrapaba cada vez y aún más heridas tenía Lia.
Al final del pasillo Lia no podía correr ni un segundo más, recordó lo que su padre la había dicho cuando era pequeña: si estas en apuros, confía en ti, saca tu colar y pulsa el botón que hay en el. Lia pulso el botón con alguna esperanza, de repente un cuchillo salió del collar.
-Lo siento Marcos, ¿O no?- Lia apuñalo a “Marcos”
Toda su sonrisa y sus ojos negros desaparecieron, la sangre del cuchillo y el cuerpo también, parecía que no había pasado nada.

De repente, Lía escucho una música, y había despertado, había sido todo un sueño, pero despertó dentro del peluche gigante, alguien abrió y vio a sus amigos riéndose…

FIN.


La feria.
Santiago había estado varios meses ahorrando con un único objetivo, disfrutar a tope de la feria que llegaba todos los veranos a su localidad.
Quería montar en todas las atracciones, incluso podría invitar a varios amigos a refrescos y algodón de azúcar con lo que había ahorrado.
Por fin llegó el primer fin de semana de septiembre y se dirigió junto con sus amigos a disfrutar a tope de la feria. Pasaron un rato echando una ojeada a las atracciones que ya estaban en funcionamiento y les llamó la atención una atracción que era nueva. Se llamaba el laberinto misterioso, donde el hombre que les vendió las entradas les dijo que tenían que pasar varias pruebas para finalizar con éxito.
Sin pensarlo dos veces, Santiago y sus amigos Noah y Chris se metieron dentro. Lo primero que encontraron era un pasillo, que por medio del efecto óptico de muchos espejos parecía larguísimo. Al final del pasillo había una gran máquina abierta muy extraña con forma de muñeco en la que cabía una persona. Parecía antigua con varios mandos y pantallas en la que aparecía un siniestro muñeco riéndose y desafiante.
Santiago se metió y a continuación las luces se apagaron y escuchó unos gritos aterradores. Sintió un miedo terrible e intentó abrir, pero la puerta se había bloqueado. Podía escuchar los gritos que provenían del otro lado de la puerta de sus amigos a los que un feriante disfrazado de momia estaba asustando.
Sus amigos salieron corriendo y abandonaron la feria, sin acordarse de Santiago, que quedó encerrado y muerto de miedo dentro del gran muñeco
Noah y Chris continuaron corriendo cómo si fuese lo último que pudiesen hacer. Al salir finalmente de la feria, pararon para recuperar el aliento, el cuál les empezó a faltar hacía minutos. -Madre mía, no he corrido más en mi vida…- Dijo Noah, recuperando el aliento.
-Ya ves.. ¿Verdad, Santiago? – Dijo Chris.
-¿Santi?- Preguntó Noah.
Noah y Chris empezaron a mirar alrededor y a buscar a su amigo, después de unos minutos se dieron cuenta que lo habían olvidado dentro. Noah y Chris empezaron a correr cómo nunca antes lo habían hecho, no querían perder a su amigo. Al entrar a la feria, esta estaba desierta, no había ser humano allí. Entraron al laberinto misterioso, siguieron el recorrido y finalmente llegaron a la máquina la cual se había tragado a su amigo.
-¿Santi?- Dijo Chris al asomarse dentro de la máquina.
-¡Vamos, entra ya!- Dijo Noah dándole un empujón a Chris.
-¿Qué es esto?- Preguntó Chris, señalando un gran botón rojo.
-No lo pulses.- Dijo Noah
-¿Por qué? Haber, es un gran botón rojo, en las pelis de miedo siempre pulsan y pasa algo malo. ¡Hay que pulsarlo!- Dijo Chris.
-Tienes razón… Lo voy a pulsar yo.- Dijo Noah, acto seguido pulsó el botón rojo.
En seguida se abrió una trampilla que dejó caer a Noah y a Chris a un vacío oscuro completamente.
De repente, se encendió una luz que mostró a Santiago, muerto. Noah y Chris quedaron helados ante la horripilante escena, ninguno de los dos podía creer que estaban viendo. Intentaron huir, pero no había salida. Noah y Chris intentaron encontrar alguna salida, pero no había escapatoria, estaban completamente encerrados.
-¿Que hacemos?- dijo Noah mirando a Chris
-¿A mi me preguntas? Era Santiago el listo.- dijo Chris apenado
-Con que, ya no tenéis al listo.. – habló una oscura sombra.
Chris y Noah empezaron a mirar a todos lados, alterados y confusos. De repente, la sombra se mostró a Noah y a Chris.
-Hola, Noah y Chris- habló la sombra.
-¿Qué quieres de nosotros?- dijo Chris entre sollozos.
-Vuestro cuerpo, para después poder continuar apoderándome del mundo.- dijo la sombra con una sonrisa pintada.
-¿¡No has asesinado ya ha mucha gente!? ¡Te has llevado a muchos niños!- dijo Noah con la mirada firme.

-No sabes lo preocupadas que están las familias, quieren encontrar a sus hijos…- dijo Chris, con la mirada perdida.
-¿¡Crees que me importa!?- explotó la sombra. -Me dan igual vuestras santas familias, las de vuestros amigos cómo las los niños de tres años, me da igual.
-¡Los niños tenían aún mucha vida por delante!- gritó Noah.
-Al fin y al cabo todos vais a morir, ¿qué más os da morir ahora que después?- preguntó con curiosidad la sombra.
Noah y Chris quedaron sin palabras, totalmente callados. De repente, harta la sombra, comenzó a brotar un brazo, para agarrar a Chris por el cuello y matarle. Noah, sin palabras, aceptó su destino. La sombra, terminó matando a Noah por igual que a Chris.
Y así fue, nadie pudo impedir los actos de la sombra, por lo que fue matando a todo ser humano, uno por uno.

FIN.

De sexto B extraemos un relato muy interesante de un alumno.

La feria.
Santiago había estado varios meses ahorrando con un único objetivo, disfrutar a tope de la feria que llegaba todos los veranos a su localidad.
Quería montar en todas las atracciones, incluso podría invitar a varios amigos a refrescos y algodón de azúcar con lo que había ahorrado.
Por fin llegó el primer fin de semana de septiembre y se dirigió junto con sus amigos a disfrutar a tope de la feria. Pasaron un rato echando una ojeada a las atracciones que ya estaban en funcionamiento y les llamó la atención una atracción que era nueva. Se llamaba el laberinto misterioso, donde el hombre que les vendió las entradas les dijo que tenían que pasar varias pruebas para finalizar con éxito.
Sin pensarlo dos veces, Santiago y sus amigos Manuel y Pedro se metieron dentro. Lo primero que encontraron era un pasillo, que por medio del efecto óptico de muchos espejos parecía larguísimo. Al final del pasillo había una gran máquina abierta muy extraña con forma de muñeco en la que cabía una persona. Parecía antigua con varios mandos y pantallas en la que aparecía un siniestro muñeco riéndose y desafiante.
Santiago se metió y a continuación las luces se apagaron y escuchó unos gritos aterradores. Sintió un miedo terrible e intentó abrir, pero la puerta se había bloqueado. Podía escuchar los gritos que provenían del otro lado de la puerta de sus amigos a los que un feriante disfrazado de momia estaba asustando.
Sus amigos salieron corriendo y abandonaron la feria, sin acordarse de Santiago, que quedó encerrado y muerto de miedo dentro del gran muñeco…. Ahora sigue tú el relato… si te atreves
Santiago muerto de miedo, no podía hacer nada, y su única alternativa era bajar unas escaleras que conducían a un pasillo con puertas, se dirigió a una puerta, con el número 1, el creía que solo era una muy cruel broma de su amigo, paso y se encontró un montón de muñecos, bastante realistas, destripados y sin cabeza, el simplemente paso y vio otra puerta con el número 2.
que no había nada, excepto una alfombra roja y una cama, paso por la habitación , pero se sentía observado.
A el, le dio igual y continuo su camino, no sin antes ver de reojo algo bajo la cama, que simplemente, al estar muy oscuro y tener algo de miedo, pensó que era parte de su imaginación
Capítulo 2: la silla…
Encontró una puerta con el número 3, en la que solo había una silla. Simplemente paso, y se encontró con la siguiente puerta, que como siempre, tenía un cartel con el número 4.
En esta habitación estaba la misma silla, pero Santi notó algo extraño, había un bate y mucha sangre alrededor.
El paso corriendo, sus amigos sabían que le daba mucho asco.

5 puerta: en esta habitación solo estaba la silla y un cuchillo clavado en la silla, el siguió su camino.
Y así se siguió repitiendo, cada vez con un objeto usado para el su***dio, paso por sogas navajas e incluso veneno para ratas…
Capítulo 3: la puerta 9
Llego a la puerta numero 9, y ya se esperaba lo mismo de siempre, una silla, pero al entrar, se le heló la sangre…
Se vio a sí mismo, pero casi muerto, con veneno en su mano, sangrando por la boca y con los ojos blancos.
-esto no puede ser cosa de mis amigos-
-pero si no han sido mis amigos, ¿quien ha sido?-Dijo Santiago (con mucha ansiedad y miedo)
Hasta que encontró una puerta sin número. Que debería ser la puerta número diez…
Capítulo 4: la décima puerta…
El, ya sin miedo paso, pero, ¿no había décima puerta? Solo había blanco, el paso, no había nada, y vio otra puerta, paso y salió a la calle, pero, estaba en mitad de la ciudad, más concretamente en un edificio.
El, se conocía la ciudad bastante bien, así que fue a su casa, pero se quedó blanco, cuando vio en la puerta de su casa un numero 10 gigante…

FIN.

Y como no podía ser de otra manera, de 6ºC os enseño los relatos de dos chicas que han hecho un gran trabajo:

La feria.

Rodrigo había estado varios meses ahorrando con un único objetivo, disfrutar a tope de la feria que llegaba todos los veranos a su localidad.
Quería montar en todas las atracciones, incluso podría invitar a varios amigos a refrescos y algodón de azúcar con lo que había ahorrado.
Por fin llegó el primer fin de semana de septiembre y se dirigió junto con sus amigos a disfrutar a tope de la feria. Pasaron un rato echando una ojeada a las atracciones que ya estaban en funcionamiento y les llamó la atención una atracción que era nueva. Se llamaba el laberinto misterioso, donde el hombre que les vendió las entradas les dijo que tenían que pasar varias pruebas para finalizar con éxito.
Sin pensarlo dos veces, Rodrigo y sus amigos Ivan y Tomas se metieron dentro. Lo primero que encontraron era un pasillo, que por medio del efecto óptico de muchos espejos parecía larguísimo. Al final del pasillo había una gran máquina abierta muy extraña con forma de muñeco en la que cabía una persona. Parecía antigua con varios mandos y pantallas en la que aparecía un siniestro muñeco riéndose y desafiante.
Rodrigo se metió y a continuación las luces se apagaron y escuchó unos gritos aterradores. Sintió un miedo terrible e intentó abrir, pero la puerta se había bloqueado. Podía escuchar los gritos que provenían del otro lado de la puerta de sus amigos a los que un feriante disfrazado de momia estaba asustando.
Sus amigos salieron corriendo y abandonaron la feria, sin acordarse de Rodrigo , que quedó encerrado y muerto de miedo dentro del gran muñeco. Ivan y tomas se fueron a casa y al llegar vieron a Barry el gato de Rodri
-¡Rodri!- Gritó Ivan
-¿Que pasa? si Rodri está aquí- dijo tomas dándose la vuelta
-¿Donde está?-Grito Tomás

-En el pasadizo- dijo Ivan con una voz “terrorífica ”, los dos se miraron y después de unos
segundos largos para Ivan, muy largos, Tomás dice

-Na, estaría chistoso. De seguro nos está gastado una broma, se habrá quedado atrás o en el
carro- con su acento argentino

-Vamos a ver, vamos al carro -dijo Ivan.
Al ir al coche y ver que no estaba se empezaron a asustar mucho más. Rodri se acercó por de tras y asustó a Ivan
-jejejejeje, te tenías que haberos visto la cara . Ivan, Tomás y Rodri, solo se reían sin saber que pasaría…
A día siguiente, se anunció en las noticias que un chico falleció horas después de salir del pasadizo por un ataque del corazón
-Un ataque del corazón es el que me dio a mi cuando Rodri nos asustó- dijo Ivan con tono ignorante, Rodri se empezó a reír mientras iba a por un vaso de nestea
-vamos que no fue para tanto- dijo tomas medio riéndose

Oye ¿y si mañana regresamos ?- dijo Rodri

-Vale – Ivan contesto

-Si es que sigue abierto – dijo Tomás

Pues habría que verlo
Al día siguiente Rodri, tomas, Ivan y Juan un gran amigo, se dirigieron al pasadizo del terror, era justo halloween así que la gente iba disfrazada.
Un chaval que iba disfrazado de payaso loco que mata con una motosierra pues iba con una motosierra de verdad se acercó a Juan el gran amigo, y le cortó una mano ¿te imaginas? No paso eso pero hubiese estado bien.
Volvieron a entrar en el pasaje y Rodri se volvió a quedar encerrado, al parecer en el pasadizo les gusta que se queden encerrados los metros y medio, pues Rodri era bajito, esta vez se abrió una puerta y el tan curioso entró, cuando entró la puerta se cerro detrás suya.
Juan el gran amigo, Ivan y Tomás tenían mucho miedo, la puerta se volvió a abrir y se llevó a Juan(que también era bajito), llegó a la sala en la que está a Rodri y grito estaba el payaso para esta vez acabar con la vida de los dos amigos. Juan el gran amigo y Rodri salieron corriendo pero el payaso se adelanto. Ambos consiguieron salir con heridas breves, pero eran heridas.
Fueron corriendo a la guardia civil a poner una denuncia y el pasaje del terror cerró.

FIN.


La feria.
Santiago había estado varios meses ahorrando con un único objetivo, disfrutar a tope de la feria que llegaba todos los veranos a su localidad.
Quería montar en todas las atracciones, incluso podría invitar a varios amigos a refrescos y algodón de azúcar con lo que había ahorrado.
Por fin llegó el primer fin de semana de septiembre y se dirigió junto con sus amigos a disfrutar a tope de la feria. Pasaron un rato echando una ojeada a las atracciones que ya estaban en funcionamiento y les llamó la atención una atracción que era nueva. Se llamaba el laberinto misterioso, donde el hombre que les vendió las entradas les dijo que tenían que pasar varias pruebas para finalizar con éxito.
Sin pensarlo dos veces, Santiago y sus amigos Manuel y Pedro se metieron dentro. Lo primero que encontraron era un pasillo, que por medio del efecto óptico de muchos espejos parecía larguísimo. Al final del pasillo había una gran máquina abierta muy extraña con forma de muñeco en la que cabía una persona. Parecía antigua con varios mandos y pantallas en la que aparecía un siniestro muñeco riéndose y desafiante.
Santiago se metió y a continuación las luces se apagaron y escuchó unos gritos aterradores. Sintió un miedo terrible e intentó abrir, pero la puerta se había bloqueado. Podía escuchar los gritos que provenían del otro lado de la puerta de sus amigos a los que un feriante disfrazado de momia estaba asustando.
Sus amigos salieron corriendo y abandonaron la feria, sin acordarse de Santiago, que quedó encerrado y muerto de miedo dentro del gran muñeco.
En la parte izquierda había unas escaleras, Santiago fue corriendo a las escaleras, cuando de repente empezó a sonar la música de Chucky y las escaleras habían desaparecido. Santiago se asustó mucho.
Después de un rato escuchó que había alguien siguiéndole, y escuchaba su nombre por todas las partes de “la atracción”. Se asustó mucho y empezó a buscar una salida.
Encontró una habitación secreta con payasos de juguete y todo eso.
Se escondió ahí pero notaba algo raro, que ese sitio no era seguro. Como el estaba inseguro y no sabía como salir. Fue a tocar un payaso y apareció una guija que ya la había hecho otra persona, no sabía que hacer porque las puertas se habían cerrado. Así que decidió llamar al 112.
No le cojian el teléfono así que se tiro contra la puerta para abrirla, de el tablero salió un spiritu y en megafonía no paraban de decir: Santiago ven a mi, Santiago soy una persona buena no te voy a hacer nada tranquilo no te asustes. Consiguió abrir un poco la puerta y de ahí escapar. Salió a toda pastilla, hasta que se encontró a su enemigo de cuando el era pequeño, que le hacía bulling se acercó y le dijo su enemigo a el:
-Hola Santi, que tal con tus “amigos” eh que me he enterado de que no tienes- ( se empieza a reír)

-Si que tengo amigos listo que tú me hayas hecho lo que me hiciste cuando éramos pequeños no significa que ahora no haya madurado, Pablo ya no me das miedo te he superado- lo dijomuy asustado.

-Ay bueno haber si esto no te da miedo Santi-

le tira 3 botellas de cristal a la cara* Santiago salió corriendo diciendo que no era que eran
ilusiones suyas porque si que le seguía teniendo miedo.
Llego otra vez a la zona de los espejos y Pablo le decía Santi ven conmigo. Hasta que llegó un momento que se encontraron cara a cara y Pablo le pego un puñetazo en la nariz le empezó a sangrar muchísimo la nariz. Cuando de repente se despertó en su casa todo era un sueño y estaba haciendo una fiesta con sus amigos.
Fin.

Una vez más queda plasmado el gran trabajo realizado por nuestros alumnos.

Saludos y nos vemos en la biblioteca. Alberto.

Expresión escrita de Halloween de 5º de primaria.

Hola de nuevo. En la anterior entrada del blog os colgué las mejores historias de aventuras en la Antártida escritas por los alumnos.
De cara a halloween hemos hecho otra expresión escrita tanto para los alumnos de quinto como para los de sexto. La verdad es que estoy muy contento porque han ido mejorando bastante la manera de estructurar los textos según las pautas que les hemos ido danto, incluyendo diálogos en sus historias.

En primer lugar voy a colgar las expresiones escritas de los alumnos de quinto que ha obtenido la mayor puntuación, un 10. En estas expresiones les he dado el inicio y parte del nudo de la historia, y a ellos les corresponde seguir el nudo y desarrollar el desenlace, dando fin a sus relatos.

Las dos primeras son de dos niñas de 5ºA.

La feria.
Santiago había estado varios meses ahorrando con un único objetivo, disfrutar a tope de la feria que llegaba todos los veranos a su localidad.
Quería montar en todas las atracciones, incluso podría invitar a varios amigos a refrescos y algodón de azúcar con lo que había ahorrado.
Por fin llegó el primer fin de semana de septiembre y se dirigió junto con sus amigos a disfrutar a tope de la feria. Pasaron un rato echando una ojeada a las atracciones que ya estaban en funcionamiento y les llamó la atención una atracción que era nueva.
Se llamaba el laberinto misterioso, donde el hombre que les vendió las entradas les dijo que tenían que pasar varias pruebas para finalizar con éxito.
Sin pensarlo dos veces, Santiago y sus amigos Manuel y Pedro se metieron dentro.
Lo primero que encontraron era un pasillo, que por medio del efecto óptico de muchos espejos parecía larguísimo.
Al final del pasillo había una gran máquina abierta muy extraña con forma de muñeco en la que cabía una persona.
Parecía antigua con varios mandos y pantallas en la que aparecía un siniestro muñeco riéndose y desafiante.
Santiago se metió y a continuación las luces se apagaron y escuchó unos gritos aterradores. Sintió un miedo terrible e intentó abrir, pero la puerta se había bloqueado. Podía escuchar los gritos que provenían del otro lado de la puerta de sus amigos a los que un feriante disfrazado de momia estaba asustando.
Sus amigos salieron corriendo y abandonaron la feria, sin acordarse de Santiago, que quedó encerrado y muerto de miedo dentro del gran muñeco.
Cuando se volvió a abrir ya no estaba en el laberinto, si no en una rara escena de un crimen que no había sido resuelta. Cuando se fijó en el cuerpo sin vida de un hombre de aproximadamente 49 años.
-¡Aquí estabas Santiago! -Exclamo un señor mayor,
-¿Quien es usted? -Preguntó Santiago un poco asustado por el bocinazo que le había pegado aquel hombre.
-¡SOY EL COMISARIO, ZOQUETE! -Exclamó el comisario enfadado.
El comisario después de calmarse le explicó que aquel hombre había sido asesinado por un veneno en su vaso de cubata, Estaba en su despacho cuando todo ocurrió.
Santiago se fijó en un papel en la mano del hombre asesinado, cuando lo recogió vio que ponía: Hola Santiago, seguramente no sabes que está pasando ni como salir de ahí pero si quieres salir tendrás que resolver dos asesinatos. Santiago no entendía nada hace apenas diez minutos estaba en la feria y ahora tenía que resolver dos asesinatos. -¡Comisario, comisario mire esto! -Exclamó Santiago.
-¿Que sucede Santiago? -Preguntó el comisario.
-Mire, mire. -Dijo Santiago mientras le entregaba el papel al comisario.
-¡Pero si está en blanco! -Exclamo el comisario.
Cuando Santiago volvió a ver el papel estaba en blanco.
-¡No me hagas perder el tiempo con esas tonterías! -Exclamo el comisario pensando que Santiago
le estaba tomando el pelo.
Lo bueno es que ahora sabía que iba a ocurrir otro asesinato y lo podría impedir si se daba prisa.
A Santiago no se le ocurría donde podría ser el próximo asesinato, pero cuando por fin se le
empezaron a ocurrir lugares en los que suelen ocurrir asesinatos recibió una llamada, era de su compañero Martin. -Santiago ha habido un nuevo asesinato te mando la ubicación. -Le dijo Martin.
Cuando Santiago llegó a la ubicación y vio el cuerpo no se lo podía creer, era el comisario.
Al parecer había descubierto quién era pero cuando estaba de camino le dispararon por la espalda.
Santiago tenía dos asesinatos pero ni un sospechoso.
Al día siguiente Santiago fue al despacho del señor que había sido asesinado.
Cuando llego se puso a buscar pistas y cuando estaba todo perdido se tropezó con algo y cayo encima
de la mesa y la movió y entonces se abrió un pasadizo debajo de la alfombra, cuando Santiago entró vio que
era una biblioteca.
-¿Que puede ser tan importante para ocultarlo tanto? -Dijo Santiago.
Pero había algo que no cuadraba ya que había un libro de geografía en la sección matemáticas, cuando
Santiago lo vio se dio cuenta de que no era de geografía si no tenía unos informes y unas cartas.
En una de las cartas había una amenaza de muerte y parecía que por la fecha había sido un día antes del asesinato.

Faltaba saber quién era quién había mandado la carta.
Cuando busco más pistas en aquel libro de geografía supuestamente encontró una segunda carta que iba a ser Mandada a una tal María que ponía: Todos sabrán lo que has hecho María.
Santiago le enseño todo lo que había descubierto a Martin.
-¿Pero donde lo has encontrado Santiago? -Preguntó Martin sorprendió.
-En una sala secreta. -Contestó Santiago.
-Pero si se llama igual que la esposa del comisario. -Dijo Martin sorprendido.
-Pues ya tenemos a alguien a quien interrogar. -Dijo Santiago.
Santiago y Martin se pusieron en camino a la casa de el comisario, cuando
Llegaron no había nadie por lo que les tocó esperar a María en la puerta de su casa.
Cuando María llegó y vio a la policía se hecho a correr, Santiago y Martin se echaron a correr detrás de la mujer
tan rápido como pudieron, después de una larga persecución consiguieron atrapar a la mujer.
Cuando consiguieron reponerse le preguntaron la razón de porque había huido de ellos y quién era.
-Soy María la mujer del comisario. -Les explico.
-¿Pero y porque huías? -Le pregunto Martin.
-Ustedes ya lo saben por eso me perseguían ¿no? -Le respondió María.
-¡Ya lo se, usted mató a su marido y a aquel hombre! -Le acusó Santiago.
-¡¿Que?! Yo no he sido soy inocente lo juro. -Dijo María sorprendida.
María les explicó que estaba huyendo porque había estado robando cosas de la casa de su amante.
-Espera ¿ósea que aquel hombre era tu amante? -Preguntó Santiago bastante sorprendido.
-Si, no estoy muy orgullosa de eso, ¿pero me vais a detener o no? -preguntó María.
-Primero acompáñanos a comisaría.
Después de una larga caminata llegaron a la comisaría y fueron a la sala de interrogatorios.
-¿Cuanto llevas saliendo con su esposo y con tu amante? Preguntó Martin.
-Con mi marido llevo diez años y con mi amante llevo un año. -Les explicó María.
-¿Como conoció a su marido? -preguntó Martin.
-Antes trabajaba en un restaurante y un día vino mi marido y nos enamoramos a primera vista. -Respondió María. Después de muchas preguntas la dejaron ir.
-Es la asesina Santiago es que no lo ves. -Le dijo Martin sonando muy convencido.
Después de eso detuvieron a María, pero Santiago estaba convencido de que no había sido ella.
Ese Día a Santiago le tocaba hacer un papeleo, pero cuando fue a buscar la ficha de Martin no la encontró ni en el registro y ahí se dio cuenta de todo, Martin se estaba haciendo pasar por policía y así saber todo lo que pensábamos del asesino.
Santiago fue corriendo a la casa del comisario y María y encontró la pista definitiva, el arma del crimen con la huellas de Martin.
La muerte no había sido causada porque había bebido de el vaso envenenado, si no que había sido causada porque habían envenenado la medicina de el fallecido y eso lo descubrió ya que entre
las hojas había un documento que contaba que el fallecido era diabético y el cubata contiene demasiado azúcar.
El veneno que tenía en su vaso era de una araña de otro país y la única empresa que trabajaba con esas arañas era la misma en la que trabajó Martin hace años, todo eso lo descubrió gracias a que había estado investigando sobre Martin, también descubrió que se había cambiado de nombre hace años.
Luego comparó la letra de las amenazas con la letra de Martin y coincidían.
Pero todavía quedaba algo por resolver ¿porque lo hizo?
Después lo entendió Martin había ido a la misma escuela que María y estaba enamorado de ella, pero
Cuando se declaró María le rechazó, Martin enfadado le juro venganza y por eso acabó con la vida de las dos personas que María amaba.
Santiago después de descubrir aquello fue corriendo a la comisaría, pero cuando estaba a la mitad todo se volvió oscuro y cuando volvió la luz estaba otra vez en el laberinto de espejos.
Cuando consiguió escapar se dio cuenta de que habían pasado 5 años desde su desaparición.

FIN.

La feria.
Santiago había estado varios meses ahorrando con un único objetivo, disfrutar a tope de la feria que llegaba todos los veranos a su localidad.
Quería montar en todas las atracciones, incluso podría invitar a varios amigos a refrescos y algodón de azúcar con lo que había ahorrado.
Por fin llegó el primer fin de semana de septiembre y se dirigió junto con sus amigos a disfrutar a tope de la feria. Pasaron un rato echando una ojeada a las atracciones que ya estaban en funcionamiento y les llamó la atención una atracción que era nueva. Se llamaba el laberinto misterioso, donde el hombre que les vendió las entradas les dijo que tenían que pasar varias pruebas para finalizar con éxito.
Sin pensarlo dos veces, Santiago y sus amigos Manuel y Pedro se metieron dentro. Lo primero que encontraron era un pasillo, que por medio del efecto óptico de muchos espejos parecía larguísimo. Al final del pasillo había una gran máquina abierta muy extraña con forma de muñeco en la que cabía una persona. Parecía antigua con varios mandos y pantallas en la que aparecía un siniestro muñeco riéndose y desafiante.
Santiago se metió y a continuación las luces se apagaron y escuchó unos gritos aterradores. Sintió un miedo terrible e intentó abrir, pero la puerta se había bloqueado. Podía escuchar los gritos que provenían del otro lado de la puerta de sus amigos a los que un feriante disfrazado de momia estaba asustando.
Sus amigos salieron corriendo y abandonaron la feria, sin acordarse de Santiago, que quedó encerrado y muerto de miedo dentro del gran muñeco. El gritó a sus amigos pero no le escucharon , sus amigos se fueron de la feria a buscar ayuda. Santiago intentaba abrir la puerta hasta que de pronto encontró un botón rojo que le llamó la atención y le pulsó .De repente se abrió la puerta pero no era la puerta por la que Santiago había entrado era una puerta que daba a un laberinto misterioso .
Este laberinto tenía puertas a las que tenía que ir llamando para saber donde dirigirse pero el laberinto sólo decía la verdad si el que llamaba contestaba con sinceridad ,la mayoría de niños no eran capaces de salir porque no decían la verdad.
Pasaron muchos años ,y nadie pudo salir de aquel laberinto. Santiago tenía miedo pero también mucha curiosidad por lo que podía encontrar allí .
Santiago llamó a la primera puerta
-¿quién es?-preguntó la puerta .
-Si te lo digo , ¿prometes que guardarás el secreto?-respondió Santiago un poco asustado,porque no sabía quién hablaba.
-Dime la verdad y guardaré tu secreto -respondió Santiago.
La puerta se abrió y le dijo el camino que debía continuar:
-Toma el primer camino a la izquierda.
Santiago fue por el camino que le dijo la puerta hasta que se encontró con otra puerta y volvió a llamar de nuevo.
-¿Por qué quieres escapar del laberinto?-preguntó la puerta.
-Sólo quiero ver que hay fuera de él y encontrar a mis amigos para disfrutar de la feria juntos.
La puerta se abrió de nuevo y dijo:
-Toma el camino del medio hasta que veas otra puerta.

Santiago caminó un rato más y llamó a la siguiente puerta. -¿Tienes miedo?-preguntó la puerta.-
-Yo, no. Bueno un poco. Me gustaría volver a mi casa. Pero esta vez la puerta no se abrió .
-Has dicho la verdad ,pero has llegado al final ,así que debes decidir si quieres salir o ver lo que viene ahora.
La puerta le dijo que si salía tendría una maldición. Santiago decidió salir .
La puerta se abrió y dijo :
-Camina veinte pasos y saldrás del laberinto. Santiago hizo lo que le dijo la puerta ,pero al ir a salir el laberinto se derrumbó y se quedó atrapado.

FIN.

Ahora le toca el turno a 5ºB, donde han tenido un 10 dos chicos y dos chicas. Aquí están sus relatos de terror…

La feria.
Santiago había estado varios meses ahorrando con un único objetivo, disfrutar a tope de la feria que llegaba todos los veranos a su localidad.
Quería montar en todas las atracciones, incluso podría invitar a varios amigos a refrescos y algodón de azúcar con lo que había ahorrado.
Por fin llegó el primer fin de semana de septiembre y se dirigió junto con sus amigos a disfrutar a tope de la feria. Pasaron un rato echando una ojeada a las atracciones que ya estaban en funcionamiento y les llamó la atención una atracción que era nueva. Se llamaba el laberinto misterioso, donde el hombre que les vendió las entradas les dijo que tenían que pasar varias pruebas para finalizar con éxito.
Sin pensarlo dos veces, Santiago y sus amigos Manuel y Pedro se metieron dentro. Lo primero que encontraron era un pasillo, que por medio del efecto óptico de muchos espejos parecía larguísimo. Al final del pasillo había una gran máquina abierta muy extraña con forma de muñeco en la que cabía una persona. Parecía antigua con varios mandos y pantallas en la que aparecía un siniestro muñeco riéndose y desafiante.
Santiago se metió y a continuación las luces se apagaron y escuchó unos gritos aterradores. Sintió un miedo terrible, intentó abrir, pero la puerta se había bloqueado. Podía escuchar los gritos que provenían del otro lado de la puerta de sus amigos a los que un feriante disfrazado de momia estaba asustando.
Sus amigos salieron corriendo y abandonaron la feria, sin acordarse de Santiago, que quedó encerrado y muerto de miedo dentro del gran muñeco.
Se hizo de noche y la feria cerró, pasarón unos científicos buscando gente que se quedaba en la feria tomando para experimentos.
Santiago no sabía que eran científicos buscando gente sin querer participar y pidió ayuda gritó y gritó, los científicos lo sacaron de allí.
Los científicos le preguntaron a Santiago si tenía sed y Santiago contestó que si le dieron una limonada extraña y se desmayó.
Despertó y apareció en una sala con cuatro personas más, por el megafonillo habló una voz fría. -Pasaréis treinta días encerrados sin dormir,pasarón cinco días en el quinto todos se volvieron locos empezaron a comerse sus propias extremidades al poco el primero falleció.
Después el segundo se daba con una cama en la cabeza y al poco de los días acabo con la cabeza abierta.
Ahora solo quedaban tres pedían gas pero no les hacían caso.
El tercero falleció debido a desnutrición,solo quedaban dos.
Los científicos decidieron sacarlos al instante le dio un ataque al corazón,lo llevaron al hospital y lograron salvarle la vida.Los volvieron a encerrar y al cabo de una semana el experimento habia resultado una faena,entonces entró un científico con el gas que pedían.
Al instante el compañero de Santiago se tumbó en la cama y falleció.
Ahora solo quedaba Santiago,el científico para terminar el experimento le preguntó
-¿Que eres?
Con una sonrisa psicópata Santiago contestó
-Somos la locura de lo que huyes por las noches cuando te acuestas,cuando descansas,cuando te duermes,cuando desapareces de este mundo,y ya no existe nada de nada.
Con eso el científico le pegó un tiro y lo mató automáticamente finalizando con el experimento. (El experimento del sueño ruso)
JAJAJAJAJAJJAJAJA

FIN.


La feria.
Santiago había estado varios meses ahorrando con un único objetivo, disfrutar a tope de la feria que llegaba todos los veranos a su localidad.
Quería montar en todas las atracciones, incluso podría invitar a varios amigos a refrescos y algodón de azúcar con lo que había ahorrado.
Por fin llegó el primer fin de semana de septiembre y se dirigió junto con sus amigos a disfrutar a tope de la feria. Pasaron un rato echando una ojeada a las atracciones que ya estaban en funcionamiento y les llamó la atención una atracción que era nueva. Se llamaba el laberinto misterioso, donde el hombre que les vendió las entradas les dijo que tenían que pasar varias pruebas para finalizar con éxito.
Sin pensarlo dos veces, Santiago y sus amigos Manuel y Pedro se metieron dentro. Lo primero que encontraron era un pasillo, que por medio del efecto óptico de muchos espejos parecía larguísimo. Al final del pasillo había una gran máquina abierta muy extraña con forma de muñeco en la que cabía una persona. Parecía antigua con varios mandos y pantallas en la que aparecía un siniestro muñeco riéndose y desafiante.
Santiago se metió y a continuación las luces se apagaron y escuchó unos gritos aterradores. Sintió un miedo terrible e intentó abrir, pero la puerta se había bloqueado. Podía escuchar los gritos que provenían del otro lado de la puerta de sus amigos a los que un feriante disfrazado de momia estaba asustando.
Sus amigos salieron corriendo y abandonaron la feria, sin acordarse de Santiago, que quedó encerrado y muerto de miedo dentro del gran muñeco.Cuando volvieron ya era tarde, su amigo Santiago no estaba y el señor disfrazado tampoco estaba.
-¡No está! Dijo Manuel asustado
-No te preocupes, le encontraremos. Dijo Pedro convencido
-Vamos a por Dario y Juan, dijo Manuel.
Cuando vinieron de recogerles volvieron a la feria a buscar a Santiago y se metieron dentro del muñeco gigante en el que había desaparecido. Cuando entraron al muñeco gigante estaba Santiago muerto tirado en el suelo.
-Que lea pasado dijo Dario lamentándolo mucho
-Quien le haya hecho esto va a sufrir dijo Juan cabreado
-¿Donde está Pedro?pregunto Manuel
-No estaba aquí Pedro
-Vamos a buscarle dijo Dario preocupado
Fueron a buscarle pero no estaba a si que se separaron para encontrarle.
De repente escucharon gritos que venían de dentro del muñeco gigante.Entraron y estaba Pedro atado de los pies y las manos.
-¡Estas bien! Dijo Dario alegrado
-¡Vamonos puede venir en cualquier momento! Dijo Pedro preocupado
-¿Quien va a venir? Pregunto Dario
-Luego te lo cuento respondió Pedro.
Cuando llegaron a la casa de Dario se lo contó todo aunque algunas cosas no se lo creyeron.
Al día siguiente volvieron a la feria por la noche a ver qué estaba pasando pero no encontraban nada.
-Por que no nos separamos. Dijo Dario.
-Tienes razón Dario. Respondió Manuel.
Cuando se separaron un rato después escucharon gritos de Manuel y rápidamente se volvieron a juntar y fueron a buscarle.
-Suena del muñeco gigante. Dijo Dario
-Tienes razón vamos a entrar. Respondió Juan.
Cuando entraron estaba estaba el señor disfrazado acuchillando a Manuel y rápidamente Dario le quitó el cuchillo y Juan le metió un puñetazo pero recuperó el cuchillo y se lo clavo a Juan pero rápidamente se lo volvió a quitar Dario.
Le tiro al suelo de una patada y Juan gravemente se puso a darle puñetazos con Dario.
Un rato después se fueron a llevar a Juan al hospital.
Cuando salió del hospital se fueron al colegio.
CONTINUARÁ…


La feria.
Santiago había estado varios meses ahorrando con un único objetivo, disfrutar a tope de la feria que llegaba todos los veranos a su localidad.
Quería montar en todas las atracciones, incluso podría invitar a varios amigos a refrescos y algodón de azúcar con lo que había ahorrado.
Por fin llegó el primer fin de semana de septiembre y se dirigió junto con sus amigos a disfrutar a tope de la feria. Pasaron un rato echando una ojeada a las atracciones que ya estaban en funcionamiento y les llamó la atención una atracción que era nueva. Se llamaba el laberinto misterioso, donde el hombre que les vendió las entradas les dijo que tenían que pasar varias pruebas para finalizar con éxito.
Sin pensarlo dos veces, Santiago y sus amigos Manuel y Pedro se metieron dentro. Lo primero que encontraron era un pasillo, que por medio del efecto óptico de muchos espejos parecía larguísimo. Al final del pasillo había una gran máquina abierta muy extraña con forma de muñeco en la que cabía una persona. Parecía antigua con varios mandos y pantallas en la que aparecía un siniestro muñeco riéndose y desafiante.
Santiago se metió y a continuación las luces se apagaron y escuchó unos gritos aterradores. Sintió un miedo terrible e intentó abrir, pero la puerta se había bloqueado. Podía escuchar los gritos que provenían del otro lado de la puerta de sus amigos a los que un feriante disfrazado de momia estaba asustando.
Sus amigos salieron corriendo y abandonaron la feria, sin acordarse de Santiago, que quedó encerrado y muerto de miedo dentro del gran muñeco.
Después de varios minutos asustado, recordó que tenía el móvil en el bolsillo. Pero…
-¡O no!- exclamó Santiago.
-no tengo datos.- continuo diciendo muy fastidiado.
Pensó que Manuel y Pedro ya se habían olvidado de todo, aunque estuviera asustado, intentó mantener la calma. Mientras que el estaba atrapado en la máquina en forma de muñeco, sus amigos fueron a buscar ayuda al que vendía las entradas.
-¡Ha desaparecido!- exclamó Pedro.
-Ya entiendo porque hay tanta fila esperando.-
Como no encontraban al señor, decidieron ir a por algodón de azúcar a un puesto que siempre estaba en la feria.
Más tarde, después de comer y comer algodón de azúcar, el señor había vuelto.
-¡Mira! Ya ha vuelto, pero parece no está vendiendo muchas entradas porque sigue habiendo mucha fila.-dijo Manuel. Corrieron hacia el señor para informarle de que Santiago se había quedado atrapado en la máquina del principio.
-Yo no puedo hacer ni decir nada, solo que es parte del juego.-contesto el señor convencido. Entraron otra vez en la atracción, pero esta vez muy asustados.
Ya sabían que debían entrar en la máquina, pero esta vez lo hicieron a la vez. Se juntaron mucho, espalda a espalda y se metieron. Los dos estaban temblando del miedo y también del frío que hacia allí. Dentro hacia mucho frío y no se veía nada.
-¿Que le habrá pasado a Santiago?-preguntó Pedro asustado y a la vez con curiosidad. Manuel se encogió de hombros, que eso significaba que no lo sabía. Manuel sabía lo mismo que Pedro. De repente la máquina se se paró en seco y dio un golpe muy fuerte, eso hizo que creara un ruido muy molesto y chirriante. Se empezó a ver una luz muy tenue y ya se podía ver algo. ¡Por fin se estaba abriendo la puerta!
Cuando salieron, se encontraron en un cuarto verde lleno de arbustos y flores, era como un paraíso. No sabían que hacer, pero lo que sí sabían es que no había nadie, ni rastro de Santiago ni del señor disfrazado de momia.
-¡Santiago, Santiago!- exclamaron Pedro y Manuel.
-Que pasa, ¿por qué gritáis tanto?-dijo Santiago a punto de bostezar.
-Te has quedado dormido mientras comprábamos las entradas.-dijo Pedro aliviado.
-A, lo siento no me he dado cuenta, además he soñado en cosas muy raras.-comentó Santiago. -Nos lo puedes contar por favor.-le suplico Manuel.
-Después de montarnos en esta atracción, que parece que tiene mucho existo.

Al entrar dentro, se encontraron con un pasillo que parecía que era larguísimo por el efecto óptico de unos espejos. Al final del pasillo había una máquina grande en forma de muñeco. Tenía la boca abierta, como si fuera un puerta. Santiago se metió dentro sin pensar, y se cerró la puerta. -Santiago,¿estás ahí?-preguntaron lo dos a la vez preocupados. No se escuchó absolutamente nada. Pedro y Manuel se fueron corriendo a pedir ayuda, pero se distrajeron con un puesto de algodón de azúcar que había llegado nuevo al pueblo. Se fueron hacia el puesto sin pensarlo, y se olvidaron de lo que había pasado con Santiago.
CONTINUARÁ…


La feria.
Santiago había estado varios meses ahorrando con un único objetivo, disfrutar a tope de la feria que llegaba todos los veranos a su localidad.
Quería montar en todas las atracciones, incluso podría invitar a varios amigos a refrescos y algodón de azúcar con lo que había ahorrado.
Por fin llegó el primer fin de semana de septiembre y se dirigió junto con sus amigos a disfrutar a tope de la feria. Pasaron un rato echando una ojeada a las atracciones que ya estaban en funcionamiento y les llamó la atención una atracción que era nueva. Se llamaba el laberinto misterioso, donde el hombre que les vendió las entradas les dijo que tenían que pasar varias pruebas para finalizar con éxito.
Sin pensarlo dos veces, Santiago y sus amigos Manuel y Pedro se metieron dentro. Lo primero que encontraron era un pasillo, que por medio del efecto óptico de muchos espejos parecía larguísimo. Al final del pasillo había una gran máquina abierta muy extraña con forma de muñeco en la que cabía una persona. Parecía antigua con varios mandos y pantallas en la que aparecía un siniestro muñeco riéndose y desafiante.
Santiago se metió y a continuación las luces se apagaron y escuchó unos gritos aterradores. Sintió un miedo terrible e intentó abrir, pero la puerta se había bloqueado. Podía escuchar los gritos que provenían del otro lado de la puerta de sus amigos a los que un feriante disfrazado de momia estaba asustando.
Sus amigos salieron corriendo y abandonaron la feria, sin acordarse de Santiago, que quedó encerrado y muerto de miedo dentro del gran muñeco…. Ahora sigue tú el relato… si te atreves claro. Pedro y Manuel fueron al muñeco ¡Ahí estas! Exclamó Pedro y se metió dentro del oso. Santiago estaba muerto de miedo, porque estaba en la parte que más miedo da (abajo). Se quedaron a dormir dentro del oso gigante.
Al día siguiente se despertaron muy fuerte, le estaban persiguiendo unos ositos.
-¡la madre a tenido hijos! Exclamó Pedro.
-¿a que son sus hijos? Pregunto Manuel.
-pues claro. Dijo Santiago.
Ya estaban saliendo del oso gigante. Los ositos diavolicos estaban por pillarles.
-¡Lo conseguimos! Dijo Manuel.
Espera un segundo, ¿Y los ositos? Se preguntó Pedro. Santiago era el único que no había salido del oso gigante.
-¡Corred! Grito Santiago desde dentro del oso.
-¡Ay viene! Dijo Manuel.
Ahora si, están todos fuera del oso gigante. Fuera le esperaban unos cuantos mounstros amigos del oso.
-Que miedo. Dijo Santiago.
-Si. Aportó Manuel.
Los mounstros eran enormes, más que el oso los ositos no paraban de perseguirlos. Estaban huyendo de los ositos enfrente de todos los mounstros. Los ositos les pillaron. Les ataron en la atracción más grande de todo el parque temático. La encendieron y lo pusieron a toda potencia. Los chicos estaban llorando de miedo.
-Chicos creo que este es nuestro fin. Dijo Pedro.
-No os preocupéis chicos desconocidos. Dijo un hombre con capa.
-Esa voz me resulta familiar. Dijo Manuel.
-¡Papa! Eres tu. Dijo Manuel.
-¿Quien es papá? Dijo el hombre con capa.
-Papá lo sabes perfecta mente. Dijo Manuel.
-Bale hijo me as pillado. Dijo el padre de Manuel.
El padre de Manuel se puso a pelear contra los mounstros enormes. -¿Papá, mamá sabe esto? Pregunto Manuel a su padre.
-No y no se lobas a contar. CONTINUARA


Y por último, no por ello menos importante, la historia de una alumna de 5ºC.

La feria.
Adriana había estado varios meses ahorrando con un único objetivo, disfrutar a tope de la feria que llegaba todos los veranos a su localidad.
Quería montar en todas las atracciones, incluso podría invitar a varios amigos a refrescos y algodón de azúcar con lo que había ahorrado.
Por fin llegó el primer fin de semana de septiembre y se dirigió junto con sus amigos a disfrutar a tope de la feria. Pasaron un rato echando una ojeada a las atracciones que ya estaban en funcionamiento y les llamó la atención una atracción que era nueva. Se llamaba el laberinto misterioso, donde el hombre que les vendió las entradas les dijo que tenían que pasar varias pruebas para finalizar con éxito.
Sin pensarlo dos veces,Adriana,Alma,David,Henar, Tailor y Alberto se metieron dentro. Lo primero que encontraron era un pasillo, que por medio del efecto óptico de muchos espejos parecía larguísimo. Al final del pasillo había una gran máquina abierta muy extraña con forma de muñeco en la que cabía una persona. Parecía antigua con varios mandos y pantallas en la que aparecía un siniestro muñeco riéndose y desafiante.
Santiago se metió y a continuación las luces se apagaron y escuchó unos gritos aterradores. Sintió un miedo terrible e intentó abrir, pero la puerta se había bloqueado. Podía escuchar los gritos que provenían del otro lado de la puerta de sus amigos a los que un feriante disfrazado de momia estaba asustando.
Sus amigos salieron corriendo y abandonaron la feria, sin acordarse de Adriana, que quedó encerrada y muerta de miedo dentro del gran muñeco,Alma se acordó de que faltaba alguien, les dijo a todos que faltaba alguien y rápidamente supieron que era Adriana la que faltaba volvieron y compró a todos entradas y entraron de nuevo.Entraron a la misma sala donde estaba Adriana, -¡¡Adriana!! ¡¡Adriana!! estas bien?-exclamo Alberto
-No no lo estoy, no puedo salir de aquí-dijo Adriana
Taylor fue rápidamente a salvar a Adriana, de repente suena un ruido detrás de Alma,Henar y Alberto
-¿Donde está David?-pregunto Alma
-No lo sabemos la verdad-respondieron Henar y Alberto
-¡aaaaaaaa ayudarme por favor aaaaaaa!-Gritó David
¡¡Eran payasos llevándose a David!!Todos fueron corriendo hacia los payasos.
-¡¡No puedo abrir la tapa de la muñeca!!-grito Taylor
Alma no sabia que hacer perseguir a los payasos o sacar a Adriana de ese sitio, decidió ayudar a Adriana, se fue a ayudar pero se dio cuenta de que la tapa se tenía que romper
-¡Chicos intentar quitarle a un payaso su hacha!- les dijo Alma a todos
-Alma quédate con Adriana que yo voy a quitarle el hacha a los payasos-dijo Taylor
Taylor se fue con los demás a salvar a David,Henar les alcanzó y les hizo una de sus maniobras especiales y logró quitarle un hacha al payaso también escapó David
-Lo tengo chicos tengo el hacha-dijo Henar
De repente el payaso se desintegra y sale un polvo rojo de su cuerpo
-¿Que es eso? es asqueroso y raro además eso no era una persona disfrazada-dijo David
Henar le lanza a Alma el hacha y Alma rompe la tapa de cristal
-Bien ya puedo salir de aquí, gracias chicos-dijo Adriana aliviada
-¿Vale ya estamos todos no?-Dijo Taylor
Todos se fueron de esa sala la salida pero no se acuerdan de donde ir,¿A la derecha o a la izquierda?
-Yo creo que es por la derecha,yo me voy- dijo Alberto
-No no espera ¿Alberto?Que ya se ha ido,pues vamos con el-dijo David
Todos siguieron a Alberto confiando en el,Alberto iba más adelantado que los demás,después de veinte minutos andando Henar ya estaba cansada
-Chicos creo que no es por aquí encima ahora Alberto no está-dijo cansada Henar
-Seguro que Alberto está delante además le da miedo no se irá muy lejos-dijo Alma
-pero es que ha ido muy rápido y si le da miedo no iría tan rápido- respondió Adriana
-No seguro que esta bien además si le hubiera pasado algo le hubiéramos oído-dijo Alma
De repente oyen a Alberto gritar pero esta vez de miedo después de eso se oye un ruido de moto sierra

-que ha sido ese ruido espera ¡Alberto!-dijo preocupada Adriana
Una luz se acerca a nosotros y dice: os llevaré a la salida pero antes tendréis que sufrir, La luz extraña se acerco y les rajo las venas a todos y luego les enseño el cadáver de Alberto,luego les llevó a sus casas y todo se arregló.

FIN.

Bueno, esto ha sido todo. En breve os colgaré las historias de los chicos y chicas de sexto.

Espero que os hayan gustado.

Un saludo y nos vemos en la biblioteca. Alberto.

Escritura creativa de primaria. La expedición a la Antártida.

Hola a todos. Quiero inaugurar el blog de este año con varios trabajos brillantes de alumnos de sexto en una actividad de escritura creativa.

Intento ir cambiando de temática cada vez. En cuanto a prosa, hemos desarrollado estas actividades con trabajos de temática policiaca, espionaje, ciencia ficción, humor, deporte, terror y aventuras.
Tambien hay que mencionar que a la llegada de la primavera lo hacemos con los haikus, que son poesías japonesas de solo tres versos relacionados con la naturaleza.

Hace unas semanas hicimos una expresión escrita llamada ”La expedición a la Antartida” con temática de aventuras.

Quiero colgar aquí seis trabajos de chicos y chicas de sexto que lo han hecho muy bien.

Espero que os gusten tanto como a mi.

Primer relato, escrito por un alumno de 6ºA.

-¿Habéis revisado ya todo el equipo, chicos? – Dijo Roberto, el jefe de la expedición.
Todos contestaron que sí, menos Eduardo que era el más despistado y que estaba algo alejado revisando las correas de su trineo y los arneses de los perros Husky.
Media hora después, a las siete de la mañana se pusieron en camino los cinco expedicionarios cada uno en su trineo tirado por cuatro perros.
Los dos primeros días los pasaron sin ninguna dificultad, el cielo estaba claro, no hacia viento y lucía un tenue sol, lo que hacía más fácil la ruta.
Al empezar a preparar el desayuno, Emilio vio que la tienda de campaña de Eduardo estaba abierta y había entrado bastante nieve.
-Eduardo, se te ha metido nieve en la tienda y ni te has enterado. ¡Serás despistado! – Dijo su compañero Emilio mientras se dirigía a la tienda de Eduardo.
Su cara cambió de expresión cuando vio que Eduardo no estaba en su tienda.
Todo el mundo se alertó al darse cuenta de aquel suceso y buscaron en la tienda pero solo encontraron su móvil lleno de una sustancia roja misteriosa.
Decidieron seguir esa pista que estaba en la tienda, pero de repente una tormenta de nieve masiva les tragó por completo al segundo. Pero esa nieve no parecía normal, tenía un olor extraño y la textura era también muy rara como si fuera nieve artificial.
Los cuatro se refugiaron juntos en la tienda de Eduardo, pasados unos minutos la tormenta cesó y salieron a investigar la desaparición de Eduardo, pero sus perros huyeron así que tendrían que andar por la fría Antártida. Caminaron en el sentido contrario al de la tormenta cuando Sara encontró un pequeño generador de nieve el cual tenía una huella dactilar que decidieron escanear. Cuando se terminó de escanear, las huellas que había allí pertenecían a una persona llamada Rick Houston el cual es conocido por ser el auténtico creador de la nieve artificial que actualmente está muerto. Rick murió por asesinato y sus últimas palabras fueron: Me vengaré R…
Por lo que Rick no pudo haber puesto ahí el generador.
-Entonces, quien lo puso seguramente uso guantes o alguna cosa para taparse las huellas dactilares- Afirmó Emma mientras preparaba algo de comer.
Después de comer, siguieron con la búsqueda de Eduardo.
Roberto encontró una cueva que decidieron investigar, mientras exploraban la cueva escucharon un rugido extraño y avistaron unos ojos rojos en la oscuridad. Roberto, Emilio, Sara y Emma empezaron a correr para salir de la cueva lo antes posible.
Cuando salieron continuaron con la búsqueda de Eduardo cuando de repente uno de los walkie talkies empezó a emitir un sonido raro que se fue disipando con el tiempo hasta que se escuchó la voz de Eduardo que decía: ayudadme, me han encerrado en…
Cuando la transmisión se cortó, supieron que Eduardo seguía vivo.
Cuando reanudaron su búsqueda, otra tormenta de nieve más masiva y violenta que la anterior se avecinaba. Cada vez la tormenta estaba más cerca cuando Emma les empujó a todos dentro de otra cueva ligeramente más pequeña que la anterior y bastante más fría.

-¡Me estoy congelando!- Exclamó Roberto.
-Yo también- dijo Sara.
-¡Dejad de quejaros!- Gritó Emilio
Entonces, una voz misteriosa dijo: ¡Chicos! Ayudadme, me han encerrado en el fondo de esta cueva. Los cuatro caminaron hasta encontrar a Eduardo con un brazo cortado y chorreando sangre.
En ese momento Emma saca su botiquín de emergencia y le venda a Eduardo lo poco que le queda de brazo. Después Roberto saca un cuchillo y mata a Eduardo.
Emma se fija en los guantes de Roberto y se lo quita rápidamente y examina las huellas dactilares de la parte exterior del guante, que resultan idénticas a las de Rick Houston.
-Tu mataste a Rick y le robaste sus guantes para poner la máquina de nieve artificial sin que nadie se diera cuenta.- dijo Sara.
-Es cierto, pero que vais ha hacer al respecto.- dijo Roberto que estaba lleno de sangre.
En ese momento Emma sacó su navaja multiusos y antes de que se diera cuenta se la clavó a Roberto, quién murió poco después.
Emma, Emilio y Sara llamaron para que fueran a rescatarles.
Fin


Segundo relato, es rito por una alumna de 6ºC.

-¿Habéis revisado ya todo el equipo, chicos? – Dijo Roberto, el jefe de la expedición.
Todos contestaron que sí, menos Eduardo que era el más despistado y que estaba algo alejado revisando las correas de su trineo y los arneses de los perros Husky.
Media hora después, a las siete de la mañana se pusieron en camino los cincos expedicionarios cada uno en su trineo tirado por cuatro perros.
Los dos primeros días los pasaron sin ninguna dificultad, el cielo estaba claro, no hacia viento y lucía un tenue sol, lo que hacía más fácil la ruta.
Al empezar a preparar el desayuno, Emilio vio que la tienda de campaña de Eduardo estaba abierta y había entrado bastante nieve.
-Eduardo, se te ha metido nieve en la tienda y ni te has enterado. ¡Serás despistado! – Dijo su compañero Emilio mientras se dirigía a la tienda de Eduardo.
Su cara cambió de expresión cuando vio que Eduardo no estaba, enseguida se fue a la tienda de campaña de Roberto pero él ya se había dado cuenta de que Eduardo había desaparecido y Roberto ya había salido a buscarle. Entonces Emilio se apresuró para avisar a los demás.
-¡Chicos! Eduardo a desaparecido y Roberto se fue ha buscarlo y todavía no ha vuelto. – Exclamo Emilio preocupado.
-¡Cómo! Tenemos que encontrarles ya. – Exclamo Adriana muy preocupada.
-La Antártida es muy peligrosa por las tormentas pero hoy se supone q no iba a ver tormenta no hay de que preocuparse. – Dijo Emilia no muy preocupada.
-No nos referimos a eso, Roberto nos dijo que la Antártida no es solo peligrosa por eso, dicen que hay criaturas aterradoras por eso, Roberto no quería alejarse mucho ayer. – Dijo Emilio un poco más tranquilo.
-¿Acaso vosotros os creéis esas historias tontas? – Dijo Emilia entre risas.
-Vale te haremos caso pero si les pasa algo es todo tu culpa. – Dijo Adriana enfadada mientras se iba a desayunar.
Pasaron las horas y Roberto volvió manchado de sangre y sin Eduardo. -¡Que a pasado Roberto! – Exclamo Emilia impresionada.
-No se… estaba buscando a Eduardo y lo vi muy herido en el suelo lo fui a ayudar pero cuando estaba curándole las heridas y una criatura aterradora apareció y yo tuve que salir corriendo – dijo Roberto sin ninguna expresión.
-Mmmm ya bueno iremos a investigar para ver cómo Está Eduardo. – Dijo Emilio sospechando de Roberto.
-Vale, yo me quedaré aquí con Roberto. – Dijo Adriana.
Emilio y Emilia fueron haber donde estaba Eduardo. Caminaban y Caminaban pero nada no le encontraban hasta que…
-¡Emilia! Mira ven, creo que he encontrado algo. – Dijo Emilio.
-¿Que pasa Emilio? – Dijo Emilia.
-Mira es un rastro de sangre – Dijo Emilio Sorprendido
Los dos, tanto Emilia, como Emilio, siguieron el rastro de sangre y por fin encontraron a Eduardo.

Los dos se alegraron pero la alegría se esfumó de sus rostros cuando vieron que Eduardo su amigo estaba tirado en el suelo muerto.
-Esta muerto… – Dijo Emilia con tristeza.
-¡Que! No, no no puede ser. Era mi mejor amigo era un poco despistado pero lo era. – Dijo Emilio con tristeza
-Bueno al menos lo llevaremos al campamento y lo enterraremos allí… – Dijo Emilia -Si, será lo mejor… – Dijo Emilio con tristeza
Los dos se dirigieron con Roberto y Adriana, pero cuando llegaran allí les esperaría una sorpresa grande y sorprendente pero no agradable ni mucho menos bonita.
-Ya estamos aquí Rober- ¿Que le ha pasado ha Adriana? – Dijo Emilio Asustado.
-Tú le mataste verdad, tu mataste a Eduardo y ahora has matado a Adriana… – Dijo Emilio enfadado.
-Si, es cierto yo los maté a los dos. – Dijo Roberto.
-Si el los mato como yo te voy a matar a ti. – Dijo Emilia
Emilio corrió todo lo que pudo, corrió durante días, pero como no tenía ni agua ni comida murió deshidratado. Pero justo antes de morir se dio cuenta de que Roberto se inventó esas historias para no ir muy lejos del campamento y así poder matarnos a todos. También, se dio cuenta de que Eduardo por muy despistado que fuese se había enterado de que Roberto quería matarnos, junto a Emilia su cómplice por eso fue el primero en morir. Triste y débil cerró los ojos… y murió.
FIN.

Tercer relato, de un alumno de 6ºA, que ha dividido el relato en tres capítulos.

Capítulo 1
-¿Habéis revisado ya todo el equipo, chicos? – Dijo Roberto, el jefe de la expedición.
Todos contestaron que sí, menos Eduardo que era el más despistado y que estaba algo alejado revisando las correas de su trineo y los arneses de los perros Huskie.
Media hora después, a las siete de la mañana se pusieron en camino los cincos expedicionarios cada uno en su trineo tirado por cuatro perros. Las dos primeros días las pasaron sin ninguna dificultad, el cielo estaba claro, no hacia viento y lucia un tenue sol, lo que hacía más fácil la ruta. Al empezar a preparar el desayuno, Emilio vio que la tienda de campaña de Eduardo estaba abierta y había entrado bastante nieve.
-Eduardo, se te ha metido nieve en la tienda y ni te has enterado. ¡Serás despistado! – Dijo su compañero Emilio mientras se dirigía a la tienda de Eduardo.
Su cara cambió de expresión cuando vio que Eduardo no estaba…
Vivo. Los Huskie se lo comieron porque a Eduardo no les dio de comer durante 2 días y los aullidos de los alrededores de la montaña hizo que se lo comieran. Los Huskie se giraron a Emilio para apartarlo de su comida, y Emilio salió chillando de la tienda de Eduardo despavorido. Los demás chicos salieron a ver que pasaba, y se encontraron a Emilio con una cara horrorizada. -¿Emilio, Emilio, que sucede? ¿A qué viene esa cara?- Preguntó Roberto-
-¡Los Huskies de Eduardo se han comido vivo a Eduardo!- Contestó Emilio-
Roberto no se lo creía, porque pensó que Emilio se habría despertado con una pesadilla igual que otra… pero cuando llegó a la tienda de Eduardo…
-¡Dios mío!- Mientras Roberto también se horrorizaba, Emilio sacó su navaja e intentó apuñalar a los Huskie, a uno si le consiguió matar, pero el otro escapó malherido.
Capítulo 2
-Tenías razón Emilio… pobre muchacho, nunca espabilaba…-
Lucas y Salemón, que son los otros dos muchachos de la expedición, se levantaron tras la horrible escena, y se acercaron a la tienda de Eduardo y se encontraron con lo sucedido.
-Que es lo que suce… Hay Dios…- Dijo Lucas-
Todos sabían que no había que dejarle dormir solo. Y continuaron la expedición.
Llegaron a una casa con una mini caravana, la que parecía no estar abandonada. Los cuatro muchachos cogieron sus pistolas para osos que llevaban cloroformo para noquear a cualquiera que sea disparado con ella. Entraron y se encontraron don un laboratorio de Metanfetamina y Cocaína. Y en otro cuarto se encontraron con un porrón de Marijuana.
Los chicos tomaron allí un descanso para aliviar el miedo. Pero a la vez estaban nerviosos si se encontraban a la gente que vivía allí. Estuvieron hablando sobre la expedición y que deberían abortarla. Saliendo de la casa, entraron los dueños con dos rifles de caza con ciervos muertos para desayunar. Nuestros protagonistas, se escondieron cada uno a una esquina de la casa, Roberto, el líder, se escondió tras la puerta de la entrada para atacar primero. Salemón, tras un armario. Lucas, debajo de la mesa. Y Emilio, al otro lado de la puerta para atacar junto a su jefe, Roberto.
Los dos desconocidos cocineros de droga, entraron por la puerta y nada más abrirla, vieron a Lucas debajo de la mesa y le apuntaron con el rifle apunto de apretar el gatillo para que nuestros dos héroes, Roberto y Emilio les atacaran a puñetazos y se liara un tiroteo en aquella casita. -¡CORRE EMILIO, HAY QUE ATRINCHERARNOS!- Chilla Roberto
LOS DOS CORREN HACIA DONDE ESTÁ LUCAS PARA TIRAR LA MESA Y HACER UNA TRINCHERA.
Cogen sus armas para atacar y ¡disparan a Roberto!
-Emilio, si no salgo de esta, tú serás el encargado en dirigir el equipo. Serás el capitán- Dice con dolor Roberto-
-Pero señor, YO NO PUEDO ENCARGARME DE LOS MUCHACHOS- añade Emilio-
Roberto coge una escopeta que tenían atrás y se lanza hacia los enemigos y les dispara 3 veces, pero Roberto se llevó 8 disparos al pecho. -NOOOOOOOOOOOOOO- GRITAN TODOS-

Capítulo 3
Los 3 chicos salen de la casita toda agujereada y se encuentran con unos lobos aullando. Como es de esperar, salen los 3 corriendo hacia las tiendas de campaña para recoger todo y llamar a un helicóptero a que les recoja.
-¡Tardaremos toda la noche en llegar, podéis aguantar!- Dicen en la radio-
-Como puede ser!- dicen todos
Aguantaron toda la noche gracias a los rifles de los desconocidos y llegó el helicóptero a por ellos la mañana siguiente.
Ha sido un terror para los muchachos.
Fin.

A continuación vienen tres relatos de chicas de sexto A:

-¿Habéis revisado ya todo el equipo, chicos? – Dijo Roberto, el jefe de la expedición.
Todos contestaron que sí, menos Eduardo que era el más despistado y que estaba algo alejado revisando las correas de su trineo y los arneses de los perros Huskie.
Media hora después, a las siete de la mañana se pusieron en camino los cincos expedicionarios cada uno en su trineo tirado por cuatro perros. Los dos primeros días las pasaron sin ninguna dificultad, el cielo estaba claro, no hacia viento y lucia un tenue sol, lo que hacía más fácil la ruta. Al empezar a preparar el desayuno, Emilio vio que la tienda de campaña de Eduardo estaba abierta y había entrado bastante nieve.
-Eduardo, se te ha metido nieve en la tienda y ni te has enterado. ¡Serás despistado! – Dijo su compañero Emilio mientras se dirigía a la tienda de Eduardo.
Su cara cambió de expresión cuando vio que Eduardo no estaba….
Emilio fue corriendo a decírselo a Roberto.
-¡Roberto! Eduardo no está en su tienda.- Dijo Emilio.
-como no va a estar, hombre ¿estás seguro de que has mirado bien?- Respondió Roberto
-Si, de verdad ¡hay mucha nieve en su tienda!- Dijo Emilio preocupado
-¡No puede ser! Le necesitamos para esto, tendremos que llamar a emergencias.- Respondió Roberto preocupado.
Roberto estaba llamando con su teléfono móvil a emergencias, pero no había cobertura.
-Oh no, ¡Emilio no tenemos cobertura!- Dijo Roberto.
Con los gritos, se despertó Ana, la enfermera del grupo.
-¿Que pasa chicos?- dijo Ana.
-¡Eduardo no está!- Respondió Roberto muy alterado.
-¡No puede ser! ¿Que le ha pasado?- Preguntó Ana
Cuando Despertó el otro integrante del grupo, Alberto. Le contaron todo y estuvieron un buen rato buscando por la zona.
Ya era muy tarde, y no les iba a dar tiempo a llegar a la siguiente zona de acampada que habían acordado. Claramente no pueden ir por la noche, porque es muy peligroso.
Emilio, al que solo le importa el dinero les dijo a los integrantes:
-A nosotros nos pagan por esto, tenemos que hacerlo antes de que se acaben las tres semanas- -Emilio, ¿En serio solo te importa eso?-
Dijo Ana, muy defraudada.
Todos los integrantes se quedaron callados mientras Ana y Emilio se miraban a los ojos.
Ana y Emilio se pusieron a discutir, gritándose muy enfadados.
-¡Chicos parad ya!- Dijo Roberto.
-Al final Emilio tiene un poco de razón, llevamos mucho tiempo buscándole y hay que terminar la expedición. No por dinero, si no porque antes de que se acabe el tiempo hay que terminarla, y hemos perdido ya dos días enteros.- Dijo Eduardo para intentar calmar la situación
-Está bien… Seguiremos con la expedición, sin un integrante.- Respondió Ana
-Si pero hoy ya vamos a dormir, no podemos salir ahora, se nos hará de noche y es peligroso.- Dijo Alberto.
-Si, será mejor que durmamos…- Respondió Ana
Al día siguiente, cuando despertaron, se pusieron en marcha. Todos muy dolidos comenzaron la expedición. Iban caminando por los fríos caminos marcados, que tenían para no perderse.
Pero no se percataron de algo, Eduardo había desaparecido pero sus pertenencias también, lo que significaba que el las había cogido.
Alberto se dio cuenta rápidamente y les dijo a los integrantes
-Chicos una cosa, si las cosas de Eduardo no están, significa que el se las ha llevado-
-Es verdad- Respondieron todos.
-Sigo preguntadome que le habrá pasado- Dijo Roberto
-Todos nos preguntamos eso- Respondió Ana
Mientras tanto, Emilio seguía callado.
Unas horas después todos seguían pensando en ello, menos Emilio el que solo estaba preguntando cuánto quedaba.
-Chicos creo que hemos llegado al destino, pero ¿que es eso?- Dijo Alberto
Todos se quedaron mirando aquella escena, donde un monstruo lleno de trozos de hielo, que parecían cristales, estaba devorando a Eduardo. Todos salieron corriendo cuando Roberto tropezó. Alberto y Ana intentaron ayudarle, pero no pudieron.
Emilio iba muy rápido pero no se dio cuenta de que había un acantilado, y se cayó.

Iba todo fatal y cuando estaban corriendo Ana y Alberto, el monstruo los atacó por detrás y los devoró…

Otro más:

-¿Habéis revisado ya todo el equipo, chicos? – Dijo Roberto, el jefe de la expedición.
Todos contestaron que sí, menos Eduardo que era el más despistado y que estaba algo alejado revisando las correas de su trineo y los arneses de los perros Huskie.
Media hora después, a las siete de la mañana se pusieron en camino los cincos expedicionarios cada uno en su trineo tirado por cuatro perros. Las dos primeros días las pasaron sin ninguna dificultad, el cielo estaba claro, no hacia viento y lucia un tenue sol, lo que hacía más fácil la ruta. Al empezar a preparar el desayuno, Emilio vio que la tienda de campaña de Eduardo estaba abierta y había entrado bastante nieve.
-Eduardo, se te ha metido nieve en la tienda y ni te has enterado. ¡Serás despistado! – Dijo su compañero Emilio mientras se dirigía a la tienda de Eduardo.
Su cara cambió de expresión cuando vio que Eduardo no estaba….
Le buscó por segundos, minutos, horas… No le encontraba, y se empezó a preocupar de verdad. -¡Chicos! ¿Habéis visto a Edu? – Dijo Emilio.
-¿No era que seguía dormido? – Dijo Samantha, sin saber que pasaba.
-Eso pensaba yo, pero ni rastro hay en su tienda. – Dijo Emilio.
-¿Qué pasa? – Llegó Roberto con cara de pozos amigos.
-No encontramos a Eduardo, y no sabemos qué hacer. – Dijo Millie
-Vamos a buscar a Eduardo, la expedición queda cerrada hasta que encontremos a Eduardo. – Ordenó Roberto después de pensar.
La búsqueda comenzó al instante. Llamaron a central y consiguieron más gente para buscar e investigar que había sucedido.
-Haber, nos dividiremos en 4 grupos de 5 personas. Millie, Samantha, Ainhoa, Eddie y Richie, sois el primer grupo y os dirigiréis al norte. – Dijo Roberto
-¿Con Eddie? ¿En serio?- Dijo Richie
-Cállate Richie. – Dijo Eddie mirando a Richie.
-Emilio, Daniel, Ben, Billy y Dan. Vosotros sois el segundo grupo e iréis al sur. Alejandra, Martín, Lucas, Anastasia y Lara, vosotros sois el tercer grupo e iréis al este. Laura, Amanda, José, Oscar y Mario, sois el cuarto y último grupo e iréis al oeste – Dijo Roberto.
Después de formar grupos y dispersarse, empezaron a buscar sin descanso. Varios días después, se volvieron a reunir todos sin aún pistas de Eduardo.
-¿Nadie tiene pistas de nada? – Dijo Roberto.
-Si, nosotros tenemos una, pero creemos que es insignificante. – Dijo Samantha
-¿Cuál es? – Preguntaron a la vez Billy y Dan.
-Fuimos donde nos pediste, y encontramos una cueva con huellas la cual decidimos investigar. Encontramos palos y marcas en las paredes, parecían garras, pero no estamos seguros. – Explicó Eddie.
-¿Aún sabéis donde está la cueva? – Preguntó Amanda
-Si, decidimos hacer unas marcas las cuales indicarían el camino. – Respondió Millie
-Perfecto. Mañana nos trasladáremos a la cueva. – Anunció Roberto.
A media noche, Emilio escuchó un ruido y decidió seguir el sonido. Permaneció caminando unos 30 minutos, hasta dar con dicha persona la cual reproducía ese ruido. Se acercó a esa persona, y cuando la tenía en frente, quedó congelado. Era un ser, de pelaje largo y grisáceo, con una grande boca que contenía grandes y afilados dientes. El ser medía como mucho 3,09 metros, tenía unas grandes manos de las que unas enormes garras surgían. Emilio no pudo reaccionar, hasta que simplemente, se desvaneció…
-¡Jefe, jefe! – Exclamaba Mario con inquietud mientras sacudía a Roberto. -¿Que sucede? – Dijo Roberto con los ojos entre abiertos.
-¡Emilio! ¡No está! – Dijo Dan.
-¿Que Emilio qué? – Saltó Roberto de la cama.

-¡Todos arriba! ¡Comienza una búsqueda en condiciones! – Gritó Roberto mientras daba palmadas para levantar a su equipo.
-Jefe, deberíamos ir a buscar a la cueva. – Sugirió Martín.
-Es lo que haremos, no te preocupes. – Respondió Roberto.
Pasaron las horas, y al fin llegaron a su destino. La cueva en la cual había una pequeña pista de lo que podría haber sucedido. Caminaron con sus linternas alumbrando el camino, hasta que llegó el momento en el que se tuvieron que separar.
-Tenemos que separarnos…- Dijo Eddie con miedo
-Pero Eddie, ¿tú estás bien? ¿No ves pelis de miedo? Siempre se separan y todos mueren, me niego a separarnos. – Dijo Richie.
-Callaos. – Dijo Roberto molesto – Vamos todos por el mismo camino, y chitón.
Al adentrarse, cada vez el color azul transparente que tenía la cueva naturalmente, se transformaba en rojo sangre desagradable, lo que hacía que nuestro grupo se inquietase. Llegaron al hogar de aquella persona, más bien monstruo. El monstruo giró su cabeza y reaccionó al instante, fijó su mirada en Eddie y se lanzó a por él. El monstruo empezó a arañarlo y morderlo sin descanso. Consiguieron apartarlo de Eddie y matarlo, pero Eddie aún seguía dolido. -¡Eddie! Eddie, Eddie, vamos tío contesta. – Repetía Richie.
-Richie, no creo poder seguir adelante. – susurraba Eddie con la mirada apagada.
-Venga colega, seguro que sí. – Intentaba animar Richie.
-No Richie, no. Moriré poco tiempo después de salir de la cueva. – Miraba Eddie a Richie. – Richie, hazme un favor
-¿Si? – tartamudeaba Richie mientras que sus ojos se encharcaban.
-Dile a mi madre que la quiero. – Fueron sus últimas palabras.
Los exploradores volvieron cada uno a sus casas a intentar olvidar lo sucedido, pero creo que esta aventura será imposible de olvidar.
FIN

Y por ultimo, pero no por eso ni mejor ni peor que los demas.

-¿Habéis revisado ya todo el equipo, chicos? – Dijo Sandra, la jefa de la expedición.
Todos contestaron que sí, menos Ainara que era la más despistada y que estaba algo alejada revisando las correas de su trineo y los arneses de los perros Husky.
Media hora después, a las siete de la mañana se pusieron en camino los cincos expedicionarios cada uno en su trineo tirado por cuatro perros. Los dos primeros días los pasaron sin ninguna dificultad, el cielo estaba claro, no hacia viento y lucia un tenue sol, lo que hacía más fácil la ruta. Al día siguiente, al empezar a preparar el desayuno, Alex vio que la tienda de campaña de Ainara estaba abierta y había entrado bastante nieve.
-Ainara, se te ha metido nieve en la tienda y ni te has enterado. ¡Serás despistada! – Dijo su compañero Alex mientras se dirigía a la tienda de Ainara.
Su cara cambió de expresión cuando vio que Ainara no estaba….
Empezó a buscarla por todas partes. Mientras, Sandra estaba en su tienda de campaña, cuando empezó a escuchar ruidos, ruidos muy fuertes, se alteró mucho y empezó a gritar, -¡¿Ainara eres tú?!
Alex la escuchó y enseguida corrió a la tienda de Sandra. Al llegar preguntó que si Ainara estaba ahí, pero Sandra le dijo que lo único que había escuchado eran unos ruidos muy fuertes, y no sabía nada de Ainara.
Sandra vio uno de los mapas que llevaban tirado en el suelo ¡era el de Ainara!. Alex, empezó a recoger sus cosas y le dijo a Sandra, que también lo hiciera.
-¡Mira!, mira las marcas … Alex se dio cuenta de que el mapa de Ainara estaba rajado por lo que parecían las garras de algún animal.
-¡Seguramente la ha atacado alguna fiera!, -Tenemos que ayudarla -dijo Alex. Sandra le afirmó con la cabeza mientras escuchaba ruidos a lo lejos. Decidieron coger los trineos e investigar mientras el resto de la expedición permanecería en las tiendas por si Ainara regresaba.
Iban a toda prisa , los huskys parecía que volaban por encima de la nieve y Sandra y Alex cada vez estaban más preocupados. De pronto les sorprendió una tormenta. Nevaba con muchísima fuerza y casi no alcanzaban a ver uno el trineo del otro. En un segundo se escuchó un gemido, eran dos de los huskys ,su arnés se había soltado del trineo de Sandra y salieron corriendo en otra dirección.
-¡Max, Byron deteneros !- gritaba Sandra a sus perros , pero éstos no obedecían. Alex se dió cuenta y decidió ir en busca de los huskys, no podían perderlos sino el trineo de Sandra no avanzaría.
Sandra se quedó parada en mitad de la tormenta y decidió esperar a que Alex regresara aunque no tenía muchas esperanzas de volver a recuperar a sus perros.
Alex seguío el rastro de los huskys, hasta que desaparecieron las huellas en lo que parecía un agujero enorme en mitad de la nieve. Se bajó del trineo y decidió inspeccionarlo.
Efectivamente allí se encontraban los perros, en una especie de cueva cavada en la nieve. Cuando se dirigió hacia ellos , no podía creer lo que veía ¡era Ainara!, estaba tirada en suelo y la ropa llena de sangre. Los perros habían seguido su rastro. Intentó despertarla y ésta tardó un poco en reaccionar pero finalmente abrió los ojos y se alegró de verle.
-¿Ainara estás bien?¿Qué te ha pasado?-preguntó Alex.
-Escuche ruidos muy fuertes cuando estábamos en las tiendas de campaña, salí fuera para ver qué sucedía y un gran oso polar me golpeó en la cabeza.-contestó Ainara.
En ese momento, decidieron irse rápidamente para reunirse con Sandra, que se había quedado atrapada en mitad de la tormenta.
Finalmente, los tres estaban juntos. Engancharon de nuevo los arneses de los huskys al trineo de Sandra y decidieron volver. Cuando llegaron se llevaron una sorpresa, dos pequeñas crías de oso polar asomaban la cabecita por una de las tiendas. Parecían hambrientas por lo que seguramente la madre fue la que atacó a Ainara para alimentarlas.
En ese momento y sin dudarlo decidieron acabar su expedición y poner rumbo a casa ya que si permanecían allí un segundo más corrían un gran peligro.

FIN.

Espero que hayais disfrutado con la lectura. Nos vemos en la biblioteca.

Manualidad en primaria. El pasaporte de lecturas de verano.

Hola a todos. Cuando el curso está a punto de finalizar me gusta realizar una manualidad que a los niños les encanta. Se trata de la confección de su propio pasaporte de lecturas para el verano. Se trata de una hoja o cartulina donde los niños pueden ir incorporando el título de sus libros, cuentos, cómics, etc que van leyendo, a modo de viajes.

Aquí os pongo dos pasaportes confeccionados por mi y algunos ejemplos de pasaportes de alumnos. Espero que os gusten.

Ahora sólo queda llevarnos el pasaporte lector en la maleta y traerlo de vuelta en septiembre cargado de viajes por maravillosos lugares imaginarios.

Saludos. Alberto.

Ganadores y finalistas del IV certamen literario Vegasur.

Desde el Departamento de Lenguas hemos celebrado el IV Certamen Literario Vegasur. Os dejamos por aquí los finalistas y ganadores de las dos categorías, para que podáis leer sus poemas una y otra vez, ¡MERECEN LA PENA! Enhorabuena a todos los finalistas y participantes por poner su granito de arena en este Certamen anual.

CATEGORÍA: 1º y 2º de ESO:
E.M. 1ºA ESO (Ganadora)
M.G. 2ºA ESO (Primera finalista)
D.R. 1ºA ESO
C.R. 2ºA ESO


CATEGORÍA: 3º, 4º y 1º de Bachillerato
A.C. 3ºA (Ganadora)
S.R 3ºB
L. B. 4ºB
C. H. 1ºA BACHILLERATO (Primera finalista).

Os colgamos fotos de los premiados. Espero que os gusten.

Un saludo y nos vemos en la biblioteca. Alberto.

Bingo literario para segundo de primaria.

Hola a todos. Durante estos días estamos potenciando la expresión escrita de los más pequeños de primaria.

En el caso de los alumnos de segundo de primaria, lo hemos hecho a través de un bingo literario. Les damos a los niños un cartón con personajes de cuento, los cuales tendrán que ser incorporados al cuento inventado. Cada vez que usamos un personaje nuevo, lo tachamos hasta completar todos los personajes y finalizar el cuento.

Los personajes que hemos incluido son:

  • El lobo (puede ser bueno o malo, a elección del autor).
  • Mudito y Gruñón.
  • Garbancito.
  • Hada Primavera.
  • Campanilla.
  • Un dragón (Bueno o malo).
  • Batman.
  • Simbad el Marino.
  • La Ratita Presumida.
  • Ariel.

Casi todos consiguen el objetivo, que es desarrollar la imaginación y utilizar todos los personajes para realizar su cuento. Cabe decir que todavía no hacemos especial hincapié en la ortografía y la puntuación, cosa que dejamos para tercero y cuarto de primaria.

Saludos y nos vemos en la biblioteca. Alberto.

Reseñas literarias del club de lectura.

Hola a todos, hoy procede publicar en el blog unas cuantas reseñas literarias que han realizado varias alumnas integrantes del club de lectura de 3º, 4º de ESO y Bachillerato. Espero que os gusten y que le deis una oportunidad a las novelas elegidas.

COLABORACIÓN BLOG DEL BIBLIOTECARIO

2ª EVALUACIÓN
RESEÑA LITERARIA “SISTE VIATOR”

Siguiendo con la evaluación anterior el Club de
lectura “Siste Viator” repite sección en el Blog
del bibliotecario, y también queremos compartir
nuestras lecturas preferidas con todos vosotros.
Por si no os acordáis del nombre de nuestro
Club: “Siste, viator” era la inscripción que
aparecía en los monumentos romanos y para
que los viajeros se detuvieran a admirarlos por
su importancia y belleza, ponían este mensaje.
Te invitamos a que recorramos juntos nuevos
senderos ¿Te apuntas viajero?
Los alumnos de 3º y 4º de Secundaria abrimos
una nueva sección en este blog para hacer una
parada en las lecturas que más nos han gustado,
esperamos que para vosotros también sea un
viaje lleno de aventuras.

En este este segundo viaje os recomendamos:

“Antes de diciembre”
Tema : Romance juvenil.
Autora : Joana Marcus .

Resumen: Jennifer brown es una chica que empieza en una universidad lejos de su casa y conocerá a Ross un chico con un pasado oscuro y cuando se conozcan todo cambiará; pero
tienen hasta diciembre para hacerlo. ¿Lo conseguirán?

Lo recomiendo para los adolescentes a partir de 14 años
“A través de mi ventana”

tema : Romance juvenil
autora : Ariadna Godoy
Resumen: Raquel es una chica que desde niña tiene una obsesión con su vecino , pero un
día su vecino se entera de su obsesión y comienzan a surgir los sentimientos .
Lo recomiendo a partir de los 14 años

“El chico de las flores”

Tema : amor y aventuras .
Autora : Lidia Fernández Galiana .
Resumen : Después de un apagón mundial ,todo cambia y entonces nuestra protagonista
tendrá que sobrevivir y encontrar la verdad de todo .
¿Será capaz de conseguirlo?
Lo recomiendo para la gente que le guste leer libros de ficción y de
aventuras.

“Franz kafka y la muñeca viajera”
Autor: Jordi Sierra I Fabra .
Tema :Viajes y aventuras.
Resumen:La historia trata de un escritor que está sentado en un banco y escucha a una
niña llorar , se acerca y le pregunta qué le pasa , a lo que ella le responde diciendo que ha
perdido a su muñeca que se llama Brígida.
Entonces, decide escribirle cartas y dárselas a la niña como si fuera su muñeca quien la
escribe desde todas partes del mundo.
Lo recomiendo para niños , adolescentes y adultos porque os va encantar y le
vais a coger mucho cariño a la historia.
Esperamos que os gusten las propuestas
¡Feliz viaje!

Espero que os haya gustado, yo estoy encantado con el club de lectura y sus apasionantes actividades. Siempre hacen un gran trabajo.

Si alguien está interesado en participar en los clubes de lectura, sólo tenéis que comentármelo o hablar directamente con Soraya y Bárbara, las profesoras de lengua y literatura que coordinan ambos clubes.

Saludos y nos vemos por la biblioteca.

Albero

Lectura de sexto de primaria. “Los días de Yucatán”.

Hola a todos. Una vez hemos comenzado el tercer trimestre, hemos empezado a leer en sexto de primaria la novela de aventuras “Los días de Yucatán”, de la escritora Sagrario Pinto.

Antes de la lectura nuestros jóvenes lectores deben investigar un poco de las costumbres, la gastronomía e historia de este fascinante lugar.

En cuanto a la lectura, puedo adelantar que Martin, el protagonista viaja a México con sus padres. Allí, en el Yucatán deberá resolver un misterio sobre un antiguo códice maya.

Martín hace nuevos amigos con quienes descubre la cultura mexicana, su gastronomía, los grandes templos, etc. todo el,o envuelto en un misterio que los niños deberán descifrar.

Los alumnos de sexto van a disfrutar esta primavera con su lectura.

Saludos. Alberto.

Relatos fantásticos de los alumnos. 5ºA “Palitos para escribir”

Hola a todos.

Hace unas semanas escribía en el blog una sesión de escritura creativa con tintes fantásticos que estábamos preparando para nuestros alumnos de 4º y 5º de primaria, y la verdad es que ha habido bastantes relatos de calidad que merecen la pena traer al blog. Los relatos que os voy a presentar los he colgado según me fueron entregados, no he puesto ni quitado ni siquiera una coma. Han sabido desarrollar perfectamente cada una de las partes de la creación de un relato (Inicio, nudo y desenlace) y lo han hecho estructurando muy bien el texto, de manera que queda claro y ameno. Ni que decir tiene que estoy muy orgulloso de todos ellos.

Como muestra vamos a poner unos cuantos relatos de alumnos de 5ºA de primaria:

El primero es de una alumna. Ni que decir tiene que he evaluado el trabajo con un merecidísimo 10. Espero que os guste tanto como a mí.

Puedo atravesar el espejo.

Antes de nada me presento soy Arna tengo 13 años y vivo en Nueva York aunque soy de Japón. 

Ayer estaba cenando mientras leía mi libro el espejo mágico, se trataba de unos niños japoneses que se metían en su espejo  mágicamente y pasaban muchas aventuras. Estaba literalmente metida en el libro y mi madre me despertó. – Arna estas embobada,  deja ese libro y cena -.  

-No tengo mucha hambre- respondí. Cuando termine de cenar y de recoger me subí arriba a cepillarme los dientes y a hacerme la  coleta para dormir, mientras me peinaba pensaba: “ojalá pudiese ser como los niños del libro, me encantaría vivir todas esas  aventuras. -Arna, ¡Sal ya!- dijo mi madre. Salí del baño y me fuí a dormir, estuve leyendo un rato mi libro pero no tardé mucho en  dormirme. A la mañana siguiente después de desayunar hice lo mismo, me duché y me peiné, estaba embobada con el libro así que  toque el espejo pensando que algo iba a pasar, claramente no pasó nada y me fuí al colegio como todos los días. Era un día lluvioso así que me quedé empapada. Cuando llegue a clase estaba mojada, y como no de repente escuché a Lila. -Jajaja,  mirad ahí viene La Niña Del Pozo, ¿no tienes ni para un paraguas?-. Siempre me llama así cuando vengo mojada. -Ja, que gracioso.-  Respondí con tono sarcástico.  

-Hay, no te enfades era un chiste.- dijo ella. Cuando comenzó la clase todo estaba normal, hasta que me empezaron a temblar las  manos y a dolerme la cabeza. Le pedí a la profesora que si podía ir a la enfermería y me dijo que por supuesto. Cuando llegué allí  me dijo que no me veía nada raro, a lo que respondí: -pero mira, tengo las venas moradas-. Se dio cuenta y rápidamente llamó a  urgencias. Me dormí como tres segundos después y cuando desperté vi a mi madre y un monton de policías. -¿que hago aquí,  quienes sois?- 

-Eres la elegida te hemos estado buscando por años y a tu madre igual.-. -Recuerdas que antes de morir tu abuelo te dijo que no  tocaras el espejo verdad?- dijo mi madre -hmm… Si, recuerdo algo parecido- respondí. 

Me llevaron al coche rápidamente y como estaba mi madre me sentí segura de que estaba todo bien y me dormí, mi gran fallo. A mi  madre la dijeron que me harían unas pruebas para asegurarse, pero cuando me pusieron el la camilla, me empezaron a sacar sangre.  -no soy idiota, esto no son pruebas. Me estáis sacando sangre- dije. De repente una especie de látigo o soga salió de mi dedo y  empezó a darles en la cara. Salí corriendo de allí para encontrar a mi madre sentada esperando. -¡corre, hay que salir de aquí!- le dije  preocupada. Cogimos el coche y cuando llegamos a casa subí corriendo a ver el espejo, estaba raro y tenía exactamente las marcas de  mis venas, mi madre y yo lo tocamos y… 

Siguiendo con 5ºA, en este caso un alumno que se encontró algo en el desván. Otro 10, por su gran trabajo, que consta de dos partes. Vamos a leerlas…

He encontrado en el desván…  

Un día que estaba con mi abuela, le propuse ir a donde los primos. Ella dijo: – Vale, iremos  mañana después de comer 

Ahhhhh, se me ha olvidado presentarme. Bueno, yo soy Marcos, mi abuela se llama Pepi,  mis primos son Daniela, que es la mayor y Lucas, que es el pequeño. Mis padres, Carol y Sergio y  por último, pero no menos importante, mi abuelo Satur. Bueno, ya no me entretengo más, os dejo  que sigáis leyendo.  

Después de cenar fui a lavarme los dientes y en la cama me puse a jugar un rato al  minecraft, estuve creando un nuevo mundo. 

Al día siguiente me desperté temprano, así que, me puse a jugar un rato con mi tablet.  Cuando mi abuela se levantó fue a preparar el desayuno. Al terminar me vestí, cogí el balón y me  fui con mi abuela a la calle. Nos encontramos con unos amigos y nos pusimos a jugar al fútbol  mientras mi abuela estaba sentada en el banco. Cuando terminamos ya eran la dos de la tarde,  nos fuimos a casa y mi abuela preparó la comida. Al rato tocaron el timbre, pregunté quién era,  abrí y eran mi abuelo, mi tío y mi padre que venían de trabajar. Les abracé y corriendo me puse a  comer. Cuando terminamos se fueron a echarse la siesta y mi abuela se quedó viendo una novela  mientras yo jugaba, esperando a que se levantaran para ir a donde mis primos. Yo estaba  nervioso por ir a ver a mis primos así que en cuanto se levantaron nos fuimos pitando. 

Cuando por fin llegamos a casa de mis primos, no perdimos ni un segundo en empezar a  jugar. Jugamos un rato a la play y luego a la tablet, nos fuimos a la calle a jugar al burro, al  veintiuno, echamos un partido de baloncesto, al fútbol y al tenis. 

Cuando llegó la hora de volver a casa, me dieron la sorpresa de que me podía quedar a  dormir allí. Era la primera vez que lo iba a hacer y me hacía mucha ilusión. El plan era que los 3  primos íbamos a dormir juntos en la segunda planta, donde había una puerta cerrada que nunca  nos dejaban abrir que comunicaba con el desván. 

Estábamos tan cansados que nos dormidos en un instante. Pero al rato me desperté con  una pesadilla. Estaba todo oscuro y me levanté a beber agua, pero cuando me iba a meter en la  cama de nuevo…¡oí un grito que venia de aquella puerta! Asustado me metí de un salto corriendo  en la cama, me tapé hasta arriba, y en segundos me dormí.  

Al rato me volví a despertar, todavía estaba oscuro. Mis primos seguían dormidos. El  silencio y la oscuridad reinaban. Miré la hora y eran las 5:47 am. Fui a la cama de mis tíos porque  estaba nervioso, pero.… ¡No estaban! Recordé en seguida el grito que había escuchado y  pensé… – ¡Tal vez los gritos eran de ellos!- Deprisa corrí para avisar a mis primos y cuando llegué  tampoco estaban. La puerta del desván estaba abierta. Ví unos ojos blancos en la oscuridad.  Corriendo me tapé hasta arriba con la manta pero oí otros gritos pero mas y mas fuertes. Me  armé de valor y me destapé. Cogí una linterna del cajón y me dispuse a entrar al desván y…… 

Final de la primera parte  

Abajo esta la segunda parte…

…… me encontré un portal. Tenía un color muy raro. Con la poca valentía que me  quedaba, entré en el portal y..… para mi asombro me encontré con mis padres, mis primos, mis  tíos, y al fondo… ¡estaban mis abuelos! Fui corriendo a abrazarles, mientras lloraba de alegría. 

Me explicaron que una sombra con ojos blancos los había secuestrado. Entonces les dije  que había visto yo también una sombra con ojos blancos. Mis primos me avisaron de que detrás  mía estaba… ¡la sombra! Nos intentó coger pero la esquivamos y le pegué con la linterna. Salí  fuera, cogí una cuerda, me metí dentro del portal y le atamos. Mi primo dijo que la sombra tenía  una máscara, entonces al quitársela descubrimos que era un agente de policía. Su intención era  asesinarnos. No perdimos tiempo y le llevamos a comisaria para que le detuvieran para siempre.  Aliviados, nos fuimos a nuestras casas a descansar por esa noche que tuvimos. 

Fin/The end.

En la siguiente aventura nos volvemos a encontrar con una alumna, cuya casa puede volar. Ella voló hasta el 10 de nota en el relato.

¡Mi casa puede volar! 

Un día, me levante muy contenta debido a que era mi cumpleaños. Mi madre llegó a la habitación  y me dijo: 

-¡Buenos días, feliz cumpleaños peque!  

-¡Gracias mami!- Respondí. 

Baje las escaleras y vi la mesa llena de comida. Salió mi padre de la cocina y me dijo: -¡Hola, felicidades princesa! 

-¡Gracias! Pero, ¿Y toda esta comida?- le dije. 

-Por tu cumpleaños, ¿no te acuerdas?- me dijo pensativo. 

-¡Obvio me acuerdo! Solo que es mucha comida, ¡gracias!- dije. 

-De nada- El dijo. 

Terminé de desayunar, me cambié y salí para el colegio. Antes de poder salir, mi padre me cogió  del brazo y me tiro para dentro. 

-¿¡Que sucede!?- le dije alarmada. 

-¡Va ha haber un terremoto ahora!- me dijo alarmado. 

De repente, nuestra casa empezó a flotar. ¡Estaba volando! Mi familia y yo nos agarramos a lo que  pudimos, y así de la nada, nos desmallamos todos. 

Yo fui la primera en despertarme, me asomé a la ventana y no llegaba a ver el suelo. Yo tengo un  vértigo impensable, y entonces, me mareé. Decidí salir de la ventana, porque si no me marearía  aún más. Mis padres despertaron horas después, yo terminé demasiado mareada. 

Pasaron las horas, y yo hace tiempo había subido a dormir por el mareo, ya estaba dormida. Mis  padres estaban llamando a la policía, ya que estábamos volando. De repente, la cobertura se fue  y encontramos un portal morado oscuro con negro, y al instante, nos absorbió. Nos encontramos en un mundo oscuro, no había luz, y si te asomabas lo único que había eran  cadaveres y gente solitaria no con buena cara.  

Nuestra casa, por fin aterrizó. Yo baje las escaleras de mi cuarto al salón para ir con mis padres, y  me los encontré con una cara de miedo espantosa. En aquel momento, mis padres decidieron  investigar ellos, a mi no me dejaron, ya que “soy pequeña aún” y que aparte no querían que me  pasase nada, decidieron dividirse. Yo me quedaría en casa, mi padre iría por la derecha y mi  madre por la izquierda. 

Me quedé sola en casa, y de repente mi teléfono empezó a soñar como nunca, lo abrí y solo tenía  mensaje amenazantes de un número desconocido, decidí apagar el teléfono. Entonces, escuché  gritos por el lado en el cual se había ido mi madre, corrí para ese lado y me encontré a mi madre  siendo asesinada por un “zombie”, me quedé aterrorizada. Volví corriendo para nuestra casa y  cerré la puerta con llave. La ventana se rompió por “alguien”, ese “alguien” era mi padre, mi  padre convertido en zombie. Vi mi fin y así ocurrió, morí asesinada en manos de mi padre  “zombie”. 

-Fin. Pero niños, recordad que es un cuento, los zombies no existen 

-Profe, mi papa me dijo que esto es un caso real..

En el siguiente relato nos encontramos con una alumna que nos cuenta que en el colegio hay fantasmas, lo cual no es impedimento para poner la máxima nota.

~ EN EL COLEGIO HAY FANTASMAS ~ 

Un día hace unos años pasó algo muy raro en clase de mate, estábamos tranquilos y como ya casi  se había terminado el trimestre faltaban unos 3 días de clase nos dejaron tiempo libre con el iPad  pero sentados, pasaba el tiempo ya era casi era el final de la clase pero…. 

De repente la puerta se abrió sola nos asustamos mucho, todos empezaron a gritar empezó a  sonar la alarma de incendios, porque mi compañero le dio sin querer. Como las clases no sabían  que en realidad no había fuego empezaron a salir corriendo como practicaron en el último  simulacro. El profesor nos sacó fuera ya que no sabía que mi compañero había pulsado el botón,  el creía igual que las otras clases que había fuego de verdad. Mi compañero no se atrevía a  decírselo al profe ya que era muy estricto. Cuando todos estuvimos fuera los profes y los  alumnos se dieron cuenta que en realidad no había fuego. 

Los profes revisaron las cámaras y dese dieron cuenta de quien había sido. 

Terminaron perdonando al niño. Seguimos el día tranquilamente ya era la penúltima clase, por  la tarde estábamos en lengua nos pusieron una película. Fui al baño, me estaba lavando las  manos en frente del espejo. Me asusté mucho porque las luces se empezaron a encender y  apagar. Tenía mucho miedo, menos mal que en ese momento llego mi amiga Nora. Después  volviendo a clase le conté lo que paso ella simplemente no me creía. 

La última clase se pasó volando y no pasó nada interesante.  

Al día siguiente, a primera hora el profesor me dijo que fuera al pasillo de arriba al fondo del  todo a pedir algo de celo. De camino vi el un cubo con agua y una fregona como volando me  pareció bastante raro. Por suerte llegue a la clase pedí el celó y les dije lo que paso como la clase  era de secundaria todos se empezaron a reír hasta el profesor menos un niño el cual dijo que el  otro día le pasó algo parecido. Y empezó a contar: “El otro día encontré una carta en mi taquilla,  me pareció un tanto extraño la carta decía que después de comer me dirigiera a la biblioteca”.  Yo me pregunte: “Quien y porque me había escrito esa carta” Decidí ir. Después de comer fui y  estaban todos los libros flotando escuché una voz la cual decía “Quédate a jugar conmigo” me  asusté y me fui corriendo y desde ese día llevo pensando en lo que pasó. El profe sospecho ya  que el niño nunca había mentido. Decidió ir a verlas cámaras de la biblioteca. 

Y…. Exactamente había libros flotando el se asustó se lo dijo al director aunque no le creyó. 

Hasta que un día en la sala del director se empezaron a escuchar ruidos raros, el se acordó de lo  que le contó el profesor. Un tiempo después la gente empezó a desapuntares ya que el colegio  empezó a ser terrorífico.  

La escuela se cerró pero…muchos atrevidos han ido por la noche y no han salido. Uno era el  director de la escuela. Y mi amiga Nora por fin me creyó. 

 FIN.

Le toca el turno a otro chico que ha escrito un relato de una excursión misteriosa… Su nota no es un misterio… ¡es un 10!

Una excursión misteriosa.

Allí estaba yo, un joven, apuesto, fornido y valiente de 11 años con sus compañeros de la escuela acorralados por  unos caballeros esqueletos con caballos apuntándonos con su pistola  fantasmal. Pero seguro que no quieres, querido lector, empezar por el  final. Así que, vámonos a ayer por la mañana. A las 8:45 estábamos en  clase de matemáticas, cuando de repente nuestra profesora entró y  nos dijo que el 22 de mayo iba a haber una excursión al acantilado de  Las Muñeras. Llamado así por las dos hermanas muertas en aquel  acantilado.Entonces nos alegramos un montón. ¡ por fin íbamos a tener  una excursión ! Hace mucho que no teníamos una excursión. 

Por fin llegó el día de la excursión. Estábamos entusiasmados por  montarnos en el autobús he ir nos al acantilado de Las Muñeras.  Cuando nos fuimos sentar en el autobús, nos dijeron las profesoras que  nos pusiéramos en parejas. Entonces yo enseguida fui a decirle a Rafa  Díaz ( o como le llamamos nosotros Gallo Vivo ), mi mejor amigo, que  se pusiera con migo en el autobús. Al principio no me escuchó porque  iba hablando, para variar de coches y pádel con mi tutor Julián un  hombre amable y valiente que siempre nos ayudaba y castigaba las  injusticias.Y cuando por fin Rafa me hizo caso, dijo que si a la primera. 

Estábamos ya en el autobús en los asientos delanteros porque a pesar  de mi impresionante físico y mi valentía, me mareo en el autobús des  de infantil, je je. 

Estaba intentando dormirme, cuando de repente, sentí un empujón por  atrás. Mire y allí estaban otra vez la divertida Julieta y la enrollada  Marisa, con otra de sus bromitas. Si lo se, son mis amigas pero a veces  se ponen un poco intensitas. Cuando fui a decirlas que parasen, Julieta  se giró de repente y su hermoso pelo castaño se me puso en la cara. 

Mientras que me quitaba el pelo de la cara, no me di cuenta y todos  mis compañeros estaban saliendo del autobús. Entonces salí corriendo  antes de que el autobús se cerrara y cuando salí había un paisaje  feísimo, estaba todo lleno de humo y basura por todos lados. De  repente se escuchó una voz muy grave, era Julián diciéndonos a todos  que bajáramos por las escaleras a la parte de abajo del acantilado. -No  os separéis dijeron los profesores- y por supuesto nuestro grupo de  seis amigos que nos hacíamos llamar los INTRÉPIDOS, no hicimos  caso aunque Quique y Laura que eran los mejores amigos nos  advirtieran que nos podría pasar algo. Cuando nos alejamos lo  

bastante, nos pusimos a tomar el snack de media mañana y a  investigar el entorno. 

Todos vimos que Marisa se había traído un bocata enorme de chorizo  que olía muy mal. 

Olía a calcetín sudado con tomate crudo, queso derretido y fresa  podrida. Pero poco después de abrir el bocata empezó a oler ¿y sabéis  lo que pasa si hay mucho olor a carne cerca de un bosque no? Si lo  que piensas, el oso. Fue un oso a donde estábamos nosotros y nos  empezó a perseguir por el acantilado. Pero eso si, nos pusimos a correr  como locos justo cuando vimos al oso.Llegamos a una cueva con la  entrada gigante y con unos símbolos muy raros, cuando miramos atrás  para ver si el oso seguía ahí, vimos que si, que seguía ahí pero en  cuanto vio los símbolos de la cueva se largo pitando. Todos nos  preguntamos por qué el oso al ver los símbolos se asustó tanto. En  cuanto entramos en la cueva supimos por que el oso se asustó tanto,  había huesos y sangre seca por todos lados, y como somos así pues  seguimos avanzando más, asta un momento que no se veía nada y nos  paramos. Nos asustamos un montón ( sobretodo Marisa y Julieta que  se pusieron a gritar como locas ) pero nos encontramos todos menos  Quique y Laura, empezamos a gritar sus nombres pero cuando nos  cansamos de gritar escuchamos a Laura pedir ayuda, entonces me  acorde que tenia cerillas en la mochila y las encendí, pero cuando las  encendí vimos a una especie de esqueletos montados a caballo  llevándose a Laura. 

En cuanto los vimos tratamos de ayudarla, pero nos amenazaron con  dispararnos con sus pistolas, soltaron a Laura y nos acorralaron en una  esquina. No sabíamos lo que hacer, pero como sabéis que tengo un  mejor amigo tan listo, Rafa empezó a tocar las piedras de las paredes y  como el pensó, se abrió un agujero debajo de nosotros y nos caímos. Empezamos gritar pero al parecer cuando caímos, caímos en algo  blandito, ¡ era una colchoneta ! Todos nos preguntamos por qué caímos  ahí y cuando miramos al frente supimos la respuesta. Estábamos en un  cementerio indio y ahí vivían indígenas para proteger el cementerio y a  la gente, de los caballeros esqueletos. Pero no solo eso, ahí también  estaba Quique, tomando té sentado en un mini sofá que tenían. 

Entonces les prometimos a los indígenas que no hablaríamos de lo que  pasó y nos fuimos otra vez a la zona de merienda, donde nos preguntó  Julián que donde habíamos estado y cuando le íbamos ha decir una  mentirilla, nos contestó él – No hace falta que me lo digáis, yo ya lo se  pero lo que os pido es que lo que habéis vivido hoy no se lo contáis a 

nadie -. Después de eso nos quedamos con la boca abierta mientras  que nos montábamos en el autobús. 

Cuando llegue a casa mi madre me pregunto que qué habíamos hecho  y le dije que sólo dimos una vuelta, nada más. Después de eso me fui a  la cama pensando en lo que había pasado y me pregunte – ¿ esto a  sido un sueño ? – pero cuando lo pensé, dije que no, que no había sido  un sueño.

Y para finalizar, voy a poner otro relato con el mismo título que el anterior, para que veamos qué diferentes pueden ser los relatos dependiendo de quién los escribe. Este es de otra chica, también evaluada con otro merecido 10. Espero que os guste.

Una excursión misteriosa.  

Un día de verano, una chica se estaba preparando para ir a su  primera excursión del colegio. Mientras se ponía la ropa, su madre  la llamó metiéndola prisa, porque el autobús del colegio esperaba  por ella, para ir a una excursión al campo con su nueva clase.  Mientras se subía al autobús, se paró y sintió una sensación rara, y  su amigo, que estaba detrás de ella, le dijo -¿Adela que te pasa?  Ella le respondió -eeh nada, no me pasa nada. 

 Una vez en el autobús, la volvió a preguntar, -¿seguro que estás  bien? Pero ella se encogió de hombros y no respondió nada.  Cuando llegaron, se dividieron por grupos y estuvieron jugando  hasta la hora de comer. Los profesores, se habían agrupado junto  con el conductor del autobús y tres monitores más y los alumnos,  se dividieron en grupos de cuatro. El grupo de Adela, se  encontraba cerca de los baños y entre ellos, estaba Dylan el mejor  amigo de Adela que a su vez era hermano de las gemelas Chloe y  Mía y también formaban parte del grupo.  

Un rato después de terminar de comer, una de las gemelas decidió  ir al baño y mientras los demás, se relajaron escuchando música en  el iPad de Dylan.  

Los demás grupos se divertían de diferentes maneras, unos  cantaban, otros permanecían tumbados disfrutando de la naturaleza  y otros inventaban juegos con los monitores. Los profesores,  decidieron hacer una ruta de senderismo y quedarían en el mismo  punto con los alumnos, pasada una hora. 

Había pasado un buen rato desde que Chloe, una de las gemelas,  se había ido al baño y Adela le preguntó a Mía -¿ todavía no ha 

vuelto tu hermana? Mía sin darle importancia, la contrastó que  seguramente se habría encontrado con alguna amiga y estarían  charlando. Adela decidió ir a dar una vuelta, mientras que Dylan  seguía escuchando música y sin darse cuenta se encontró con un  sendero que dividía el camino en dos rutas. Según unos carteles,  una estaba muy cerca de los baños y la otra iba a dar a una granja  cercana. Adela decidió ir por la segunda y cuando llevaba andados  treinta minutos, volvió a tener la misma sensación que cuando  subió al autobús. Miró a su alrededor y no percibió nada raro  excepto un lazo rojo idéntico al que llevaba Chloe. Eso la hizo  inquietarse y decidió volver junto con el grupo para saber si Chloe  se encontraba bien. En el camino de vuelta, empezó a sentir como  si alguien la estuviera vigilando por lo que aceleró el paso para  llegar antes. Justo cuando llegaba al principio del sendero, se  encontró con el conductor del autobús – ¿estás bien? ¿pareces  asustada? A lo que Adela respondió – sí, sí estoy bien. El conductor  se apresuró y siguió el camino que indicaba hacia la granja y Adela  no sabía porqué pero la temblaba todo el cuerpo, por lo que  decidió ir al baño a refrescarse. 

Cuando entro en los baños, se dió cuenta de que una de las  puertas estaba cerrada, así que seguramente habría alguien dentro.  Adela abrió un grifo y se mojó la cara rápidamente para intentar  quitarse el susto de encima. En ese momento, escuchó un golpe  detrás de la puerta cerrada y preguntó- ¿estás bien? Los golpes se  repetían con más fuerza pero nadie contestaba. Adela salió  corriendo tan rápido que en cuestión de segundos llegó junto con  el resto de sus compañeros.  

Casi sin habla, intentó explicarle a Dylan lo que la había sucedido  y éste, decidió acompañarla a los baños sin decirle nada a los 

profesores que ya habían regresado. Cuando llegaron de nuevo, se  escuchaban los golpes todavía y Dylan de una patada abrió la  puerta para ver lo que sucedía. No podían creer que lo que estaban  viendo ¡era su hermana Chloe! Estaba atada de pies y manos y en  la boca tenía un pañuelo que la impedía hablar. 

Deprisa y corriendo la desataron y la llevaron junto con el resto del  grupo mientras no paraba de llorar. Una vez que se tranquilizó, les  contó que cuando salió del baño la primera vez ,decidió tomar el  camino que iba a la granja y ahí se encontró con el conductor del  autobús que la asaltó casi sin darse cuenta. Rápidamente se lo  contaron a los profesores y estos llamaron a la policía. Cuando le  detuvieron cerca de la granja y le identificaron, descubrieron que se  había escapado de una cárcel por secuestrar a menores. Desde  entonces, Chloe y el resto de las amigas, nunca más volverían a ir  solas a ningún sitio.

Bueno, esto ha sido todo, espero que os haya parecido interesante la entrada al blog con trabajos de los alumnos. En breve pondré los de 5ºB y 5ºC.

Saludos a todos. Alberto.